5:33 p. m.

...33

Hoy retomo la escritura después de muchos días, pero con un año más de vida. Uno más lleno de vivencias, estos 33 han llegado cargados de tantos sentimientos, de tantas cosas que pasaron, si, porque este año viví mucho, bueno y no tanto, vida al fin.

Los fines de año, siempre son acelerados, pero ahora que mi hija está en el jardín, mucho más, hay que preparar disfraces para el acto final y la graduación, ayudar a organizar la fiesta de Navidad y asistir a cuanto evento se realiza, como el paseo al zoológico, que fue el miércoles 6 y que definitivamente resultó una prueba para los nervios de las dos mamás y “el” papá que pudo asistir. Se imaginan subiendo en funicular y recorriendo los sube y baja del zoológico con 20 niños?....nada fácil y menos si dos de esos veinte son verdaderos íconos de la porfía, los manotazos, las patadas y las peleas. Me encantan los niños claro que si!, pero no si le pegan a mi hija, no si tiran sus gorros a la jaula de las cebras y menos si se arrancan corriendo cerro abajo………juro que por momentos los hubiera dejado encerrados con algún pobre animal, que de seguro hubiera terminado siendo víctima de estos “angelitos”.

Bueno, cada vez que se acerca un cumpleaños me lleno de nostalgia, extraño a mis adoradas abuelas, que ya no están conmigo, como quisiera volver a comer esa torta casera que me hacía mi Nina, cada año….biscochuelo esponjoso y suave, remojado con jugo de naranja, delicioso manjar hecho en casa, mermelada de frambuesa y merengue decorado con bolitas de colores y palitos de chocolate…mmmm que rica era! Y más aún, al día siguiente. Siguiendo con la lista de “extrañar a”, sí, claro que si!....en mis cumpleaños extraño a mi mami, no paso un cumpleaños con ella desde que tenía creo que….ocho o diez años (para quienes no saben del tema, vive en Iquique desde hace unos 26 años) y jamás en esta fecha puede venir a Santiago por el cierre de año escolar de mi hermana que es un tanto rebelde, no se si con causa o sin ella, pero lo es (te amo Bea, pero eres una chica….mmm “complicada”, mi niña) y bueno menos la puede dejar sola, ahora que tiene 16 años, pololea y que mi papá tiene una lucha atroz con el trabajo y los estudios de perfeccionamiento que le han costado sueño, mal humor y cansancio, pero que ama.


Como la vida suele repetir las historias, mi pareja está casi en las mismas circunstancias que mi papá, así que, digamos que la semana anterior a mi cumple, no fue precisamente “agradable”, mucha cara larga, poca conversación y una que otra discusión, por tonteras claro!...pero soy mujer, ultra sensible y me afectan las caras largas, los malos humores y los desatinos masculinos, me afectan normalmente, así que más aún si es días antes de mi cumpleaños.

Pero bueno, los días pasaron y las caritas largas se acortaron, volvieron las sonrisas, los cariñitos y los abrazos, llegó el fin de semana (que comenzó el Jueves en la noche) y pasadito de las doce cuando ya era 8 de diciembre, “el” me canto mi “Feliz Cumpleaños”, me amó como nunca y me hizo “cucharita” para dormir…..y para que vean que las mujeres no somos tan complicadas ni exigimos tanto…con eso me hizo muy feliz.

Ahora que mi día pasó, después del asado, las cervezas, el pisco sour, los amigos, las risas, las bromas, los llamados telefónicos (los saludos que recibí y los que esperaba, pero no llegaron) los regalitos, la torta y la alegría, solo me queda agradecer….por que tengo un año más de vida, no un año cualquiera. Tengo un año más para vivir, para amar, para entregarme con todo (inevitablemente), para ver crecer a mi hija, para llenarla de besos, para oler el aroma de su piel (algo único, en cada niño), para sentirme querida y amada por mi familia, la que está cerca y que cantó el cumpleaños feliz conmigo y la que está en el extremo norte de mi Chile y que me cantó por teléfono, para agradecer por estar sana, para recordar las tortas de mis abuelas y los paseos con ellas a tomar helados y al cine para celebrar un año mas de vida, cuando era una niña.

Extrañé mucho en estos días, personas, amores, sensaciones, olores, sabores, vientos, nubes, paisajes ya vistos, todas estas cosas lejanas, todas ya pasadas, pero todas tan bellas que hay que permitirse recordarlas y añorarlas.

Han pasado los días, han ocurrido muchas cosas, en mis días y en la vida de nuestro país (tengo que reconocer que tanta división, me hace sentir algo de miedo), no tuve ganas de escribir antes de hoy, es curioso, sentí que tenía muchas cosas que quería contar, pero me he sentido tan cansada que simplemente no me daba el ánimo, he estado de carreritas para todas partes, las cosas de mi hija han ocupado casi la mayor parte de mi tiempo, he estado haciendo de “viejito pascuero”, al menos ya tengo la primera bicicleta de mi hija comprada y de los colores que ella quería, ayer fuimos juntas al mall y pudo ver y conversar con el Viejito Pascuero!...estaba tan emocionada mi niña!....la observe durante esos minutos hablando con este abuelito disfrazado (que para los adultos no existe) y vi su carita llena de asombro y sentí su alegría y emoción cuando le contó que se portaba bien, que se comía toda la comida y que hacía sus tareas del jardín, para después contarle que quería una bicicleta y un micrófono para cantar. Se ve tan hermosa y alegre en la foto que se tomó con el pascuero….y serán los 33 que hacen que me emocione solo de mirarla, será que algún día, años atrás, cada uno de nosotros sintió esa misma emoción y asombro, cuando pasábamos por la plaza de armas de Santiago y veíamos a un Viejo Pascuero, con un traje gastado y desteñido y un trineo que no tenía nada de mágico y que en vez de Rodolfo el reno, tenía unos caballitos de madera, pero que igual nos hizo sentir (al menos a mi) que existía esa magia tan linda de esta fecha, de la Navidad.

Si estoy demasiado nostálgica, lo siento, pero cumpleaños y navidad es una suma de emociones que me ocurre cada año y que no puedo ocultar….así soy.


Me acompañé de esta hermosa canción de Mecano, mientras escribía...si, Sentía.

12:59 p. m.

Un poquito de magia


Mi niña todo lo quiere, lo que puede y lo que no también
sus ojitos buscan y se asombran con todo lo que ven
chiquita alegre, carita dulce, nariz pequeña…la vida en ti.


Mi niña adora ciertos bichitos, el orden de preferencias es claro, chinitas, mariposas, chanchitos de tierra y la última “mascota”…una polilla a la que le puso “pulguita”.

Cuando encontramos una chinita, ella la pone en una cajita que llena con hojitas de cardenales y flores y la observa, la disfruta, se ríe con ella, cuando la chinita quiere irse, ella suavemente la empuja de nuevo adentro con su dedito. Le digo que ya quiere irse, pero mi peque no quiere dejarla, hasta que….la chinita simplemente vuela. Cuando eso pasó, las primeras veces, ella lloraba y lloraba sin consuelo, hasta que un día le dije, que por cada chinita se iba volando, el cielo le regalaría otra… y eso la calmó, pero con cierta inquietud.

Como a veces, las mamás contamos con ciertas “ayudas mágicas”, justo el mismo día en que su chinita se fue, por la tarde encontramos otra en una toalla que se secaba al sol….la llamé para que la viera y se puso tan feliz! ¡Mami, mami, el cielo me regaló otra chinita!

El sábado estábamos en la feria, comprando verduras, de pronto me dice ¡mami hay una chinita en el zapallo! El cielo me la regaló! La tomé en mi mano y la puse en la suya, la chinita cayó al suelo y justo cuando se trataba de voltear…..una señora la pisó!! Mi hija estalló en llanto, y se enojo con esta señora, que no tenía idea alguna, del tremendo crimen que había cometido, me costó tanto consolarla, así que le prometí que iríamos a la plaza para ver si encontrábamos otra chinita. Como no pudimos encontrar otra, un heladito de chocolate alivió su pena.

Por la tarde encontró un chanchito hecho bolita y lo puso en un plato de su juego de tacitas, desde que lo vi, me pareció muerto, pero ella esperaba que el chanchito “se despertara” y caminara, en un momento de descuido de mi niña, le cambié el chanchito muerto por uno muy inquieto. Se puso muy feliz y me dijo ¿ves mami? te dije que estaba dormido y ahora se despertó!

En la noche, al acostarla, vio un pequeño bichito tras un peluche, en su repisa. Yo, que mato cuanto bicho veo en el dormitorio de mi hija, estaba a punto de aplastarlo, cuando ella me dijo ¡no mamita, no!, que bichito es? Es una polilla mi amor, una chiquita….y pican las polillas mami? No mi amor, no pican….entonces déjala ahí mami, deja que duerma ahí, es mi amiga, tu amiga mi amor?, si poh mami y la llamaré “pulguita”.

En la mañana del domingo, lo primero que me pregunta es si está su polilla pulguita ahí. Movimos los peluches, pero ya no estaba, se puso triste y quería que volviera. Le conté que a las polillas no les gusta la luz del día, así que seguramente se había ido a esconder y que en la noche aparecería de nuevo. Confiando en que se le olvidaría, pasó el día…..cuando eran cerca de las ocho de la tarde, gritó ¡Mami, mi pulguita apareció!......si, así era, otra polilla estaba en el techo de su dormitorio, igual a la que habíamos visto el día anterior. Tenías razón mami, mi amiga volvió ahora, porque ya no hay tanta luz……y quien dice que mi hija no tenía razón y era su amiga polilla otra vez?

Es tan fácil darle a la vida de los peques un poquito de magia y mostrárselas un poco más bella, de lo que puede ser en realidad, al menos mientras sea pequeñita, así quiero que sienta mi niña.

3:17 p. m.

Tus manos haciéndo camino...



Cuando creo que ya olvidé ese encuentro
Mi piel dice que me equivoco
Aún recuerdo tus ojos bellos
Tan parecidos…los tuyos a los míos
Y tus manos en mi cara
Y la camisa blanca
Y los latidos galopando en mi pecho

Cuando pienso y creo que ya no sentiré nada
Me equivoco, otra vez
Todavía está el temblor de mis piernas
Y tus manos haciendo camino en mí
Y los árboles en la ventana
Y los papeles sobre la mesa

Y un dulce juego “tápate la cara, ya?...uno, dos, tres”

Hay besos ansiosos
Hay manos sedientas
Tuvimos magia en cada palabra
Quedó una hermosa deuda, entre tú y yo





Mientras escribía estas líneas me acompaño esta canción...si quieres oirla.

4:23 p. m.

Simplemente...feliz

Pocos de los que alguna vez me han leído sabrán como y porqué comencé mi blog, pero si leen los comienzos se darán cuenta el porque de mi alegría hoy.

La palabra cáncer entró en mi vida, tal como el cáncer quiso entrar en mi cuerpo, sufrí con la sola idea de enfermar, moría de pena al creer que podría morir y no ver crecer a mi hija, no cuidarla yo misma. Sentí que era algo tan injusto, porque yo siempre me controlaba a tiempo, porque siempre he sido muy cuidadosa y responsable, porque soy una buena persona, porque amo con todas mis fuerzas a la gente que me rodea y a la vida misma, porque a mi? Ahora se que las mismas preguntas y afirmaciones nos hacemos miles de mujeres cada año, frente a un posible cáncer cervicouterino y otras con menos suerte y mas valentía aún, lo enfrentan no solo como una posibilidad, sino como un hecho.

Han pasado casi cuatro meses, al comienzo fue muy duro, porque solo habían preguntas sin respuestas concretas, muchos exámenes desagradables y dolorosos, idas y venidas al médico, muchos gastos, una gran tristeza y lágrimas que parecían no tener fin, cada vez que miraba a mi hija tenía que contener mi pena para no preocuparla, pero sobre todo, un gran miedo, noches sin poder dormir, ansiedad…y todo eso generó otras mil cosas, increíblemente muy bellas. Volví a tener la certeza de los amores que me rodean, de mis papás, de mis hermanos, de mi pareja, de mis tíos, todos se encargaron de hacerme sentir amada, todos me regalaron sus brazos para llorar y regalonear, pero sobre todo, me mantuvieron con el mejor ánimo posible, ya que en estos casos en estado anímico juega un papel muy importante.

Comencé a escribir el proceso, llegó el primer lector de mis palabras con sus dulces comentarios de apoyo, cariño y fuerza…era El Hombre Imaginario y como era imaginario, ya no está, pero el siempre tendrá el título del “lector numero uno” porque lo fue y para mi sus palabras fueron tremendamente importantes y reconfortantes. Y tratándose de amigos, no puedo dejar de mencionar a “el de siempre” que no necesita más explicaciones, tú sabes que tu apoyo y preocupación en esos días, fueron vitales para mí.

Bueno hace ya siete días volví a tomarme el PAP, para saber como estaba mi organismo luego de los procedimientos a los que debí someterme para alejar al cáncer. Tuve que esperar cinco largos días con mucha ansiedad y nerviosismo, pero tratando de pensar de manera positiva. Ayer fui a retirar el resultado y mientras firmaba con la mano temblorosa el libro para que me lo entregaran, pasaban por mi cabeza cientos de cosas, pero sobre todo mi hija….respiré profundo y lo abrí…….”Negativo para células neoplásicas malignas”. Estoy sana, estoy sana….y estoy feliz!! Tan agradecida de la vida, por este resultado, tan contenta, que mejor regalo de cumpleaños y Navidad que saber que estoy bien? Se que debo controlarme muy seguido, pero tengo esperanza y fe en que si soy responsable, la amenaza se quedará solo en eso, en una amenaza….a la que le doblé la mano.


Dejo una canción que es bellísima y especial, para mí.


12:43 a. m.

La loca de la ventana



Así la llaman, los que durante años la han visto gritar, llorar, reír y amar en esa ventana.

Dicen que un día, siendo ya una mujer madura, se enamoró de un hombre al que solo vio una vez, un hombre que luego, le escribía cartas, con el que intercambiaba y compartía momentos, sensaciones, gustos y los mayores y ocultos placeres de ambos. Cuentan que un día, el simplemente se cansó de escribir, ya no hubo más cartas para ella, ni más complicidad, ni amor ni deseo al borde del pecado. Nunca pudo conformarse con su desaparición, ella siguió escribiendo a aquella casilla de correo, pero nunca más hubo respuesta.

Pasaron los años, varios y ella ya no era la misma, su pelo descuidado, arrugas en su cara, arrugas de angustia, manchas de tristeza….sus uñas mal pintadas, su mirada siempre perdida, buscando una respuesta. En ese estado, recibió un día una carta, era de su amor de palabras…..pero el ya no hablaba de amor, ni había poemas, ni compartía secretos. Solo algunas letras para pedirle, que no insistiera, que dejara de escribirle porque el ya no le respondería nunca más. Que había conocido a una mujer más joven, de la misma forma en que la conoció a ella (por correo), que estaba alucinado y extasiado con esta mujer, que tenían miles de cosas en común, que aún no la conocía en persona, pero que ya sentía que podría enamorarse de ella, en un instante…..y al terminar de leer esa carta, esta mujer que ya era triste y gris, simplemente….dejo de ser.

“La loca de la ventana” le dicen y la mayoría de la gente que la observa, se ríe de ella ¡mírenla!....pero si le habla a un árbol! "Está loca, déjala". Y es cierto, ella solo grita, llora, ríe y ama, a ese ser que cree ver, en la silueta del único amante que ha tenido en su vida, el viejo y torcido árbol que queda bajo su ventana.

Y yo la miro desde cierta distancia y no puedo evitar sentir algo de lástima, algo de ternura, con ganas de abrazarla y contenerla, con una profunda desconfianza, porque tiene pequeños minutos de lucidez y cuando eso ocurre….maldice a esa mujer más joven que le quitó a su amor de palabras. Y como su mente no está clara, su odio es contra cualquier mujer más joven, que se cruce en su camino, pero disfraza su rabia con palabras en verso, con distintas personalidades, con halagos innecesarios, con una gran ironía, con una odiosa mirada….hasta que de pronto alguien grita: ¡pero si está loca, ya...vuelve a tu ventana! Y en su tremenda locura, eso aún le duele, la sume en la tristeza, pierde la mirada y vuelve a quedarse quieta, asomada a su ventana y
vuelve a mirar su árbol y lo maldice…pero lo ama.

6:20 p. m.

Te escucho...

Salí de mi casa, tenía hora al médico y desde que subí al colectivo, comenzaron las sorpresas. Parece que hay días en que las personas tenemos “sed de comunicación”.

Buenas tardes, me deja en Integramédica?....”claro que si poh damita” (un señor de unos 70 años), me subo, estamos solos y de pronto me dice “y tan jovencita y al médico” (y yo pienso que a este señor me lo llevo para la casa, para que me suba el ánimo a diario, ja!) Aunque usted no lo crea, estoy llena de achaques, respondo. “Pucha mijita, que me queda a mi entonces”, así comenzamos a conversar, un hombre esforzado como muchos en este país, quedó viudo hace un par de años y aún no logra dejar de extrañar a su mujer, sus hijos todos con su propia vida, tiene nietos, pero como los hijos tienen vidas tan de ciudad, poco y nada los ve, porque “ellos no tienen tiempo de venir a verme”. Un tesoro este tata, un dulce hombre, con sus manitos manchadas y su pelo cano.

Llego al centro médico y como es habitual entre los señores de la medicina, el doc está atrasado, yo tengo hora a las 15:20, pero resulta que a las 15:20, recién entra la paciente de las 14:30….Uf!, pero bueno antes de entrar, ella y yo también hablamos, una chica buenamoza, morena, 31 años, dos hijos y pasando por un muy mal período en su matrimonio. Mientras Paty entra con el doctor, la señora que está a mi lado (con una obesidad mórbida y carita alegre), me dice que ella se atiende con el doctor hace cinco años, comienza a hablar y yo, al comienzo contesto solo con monosílabos, me gusta hablar y escuchar, pero a veces solo quiero guardar silencio. Pero ella sigue y su cara simpática y su espontánea manera de ser me termina conquistando, me cuenta que se le quedo el carné en un juzgado, al que fue hace unas horas, me dice que estaba haciendo una demanda en contra de un hombre que la estafó. Yo no indago mucho, pues no me gusta, pero ella necesita hablar y sacar sus penas y en unos instantes le corren las lágrimas cuando me cuenta que su marido murió (enfermo por culpa del asbesto) hace siete meses, y que a los dos meses de morir el, apareció un tipo que cantaba rancheras y trato de conquistarla, al parecer era un vecino que conocía hace años, la llenó de canciones, de vez en cuando flores y comidas y ella se creyó el cuento. El tipo la hizo sentir importante…como hacía mucho no se sentía. Y ella cayó y le prestó dinero, no una, varias veces y le compró cosas con sus tarjetas de crédito y todos le decían que era un fresco, pero ella estaba presa de la fantasía y no pudo ver la realidad. Siento su tristeza, me cuenta que el tipo le debe mas de 500.000 pesos, pero lo que más le duele no es la estafa en dinero, es el engaño a su corazón, a su autoestima, a su sonrisa…ella llora y yo no la conozco, pero le doy todos mis pañuelos desechables y le digo que no deje de quererse, que saldrá adelante, pero en el fondo, su dolor me llega al alma.

Se va la señora Verónica y llega un matrimonio de abuelitos, adorables!....ella inicia la conversación preguntándome donde compré mis sandalias y agrega que son muy lindas, pero muy altas para ella. Luego suena mi celular y el abuelito sonríe mientras dice en tono de complicidad “la están controlando”, me río y le digo que no, que mi pareja no me controla, que casi no me llama durante sus horarios de trabajo, el abuelito me mira y con su carita dulce y pícara y dice “Mire usted, si yo fuera el, estaría más pendiente”, es muy bonita dice (otro que me llevo para la casa, pienso jajaja!). Me preguntan cuantos años llevo en pareja, si tengo hijos, me dicen que las niñitas son adorables, que ellos siempre quisieron una niña, pero que solo tuvieron dos hombres. Que ahora viven solos, pero que tienen “un niño”, un perrito, “kiltro" (dice ella), "pero es un chiche”.

Me hablaron de sus hijos, recordaron su matrimonio, se rieron con los caprichos de mi hija y con las travesuras que les conté, me llenaron de consejos para soportar el matrimonio “en buena” y de buenos deseos al despedirnos.

Y me voy, salgo del centro médico y pienso porque las personas tenemos tanta necesidad de comunicarnos, aunque sea con quienes no conocemos y a los que, probablemente no volveremos a ver.

Solo vine a ver a un médico y me llevo los nombres y los rostros de todas estas personas. Me llevo sus palabras, sus confesiones, sus alegrías y sus penas, las lágrimas de una mujer muy herida, los consejos sabios de gente que ha vivido más que yo. La penita disfrazada de comprensión, que tenía aquel abuelo que manejaba el colectivo, porque el comprende que lo visiten poco, pero le duele. La esperanza de una mujer joven, de resolver sus problemas de pareja, pronto.

Cada uno carga con sus problemas, con sus anhelos y tristezas, así como también con sus alegrías y esperanzas.

¿Como ocurre que todos los que estábamos ahí, a la espera, terminemos conversando, sobre tanta cosa diferente?....porque hay personas que nos dan la confianza suficiente para hablar?...porque elegir a un desconocido para contar nuestros dolores?...Solo se que a cada uno de ellos, le entregué tiempo, le regalé una sonrisa, los escuché con respeto e intenté darles un poco de simpatía y dulzura. Y…se siente bien.

1:11 a. m.

Aún....



Susúrrale a mi piel tus deseos
Los que te llenan de impaciencia
Los que adolecen de calma

Y que las yemas de tus dedos me hablen de ti…

De la búsqueda hambrienta de tu boca inclemente

A la que yo responderé
Con la humedad desesperada
Que nace entre mis piernas

Con mis pechos erguidos… a la espera de tu aliento


Ya he dicho que mis palabras no son tuyas……pero a veces, vuelan, revolotean, me miran, no se convencen y no se porque, pero pienso que llegan hasta tu ventana y cada una de sus letras te acarician la cara y te miran dormir. Aún.



10:35 p. m.

Huella...



De tu bosque y tu playa soy
Compañía de tu caminar sereno

De silencios y miradas
Son nuestros paseos
Silencios que hablan
Miradas que leen almas

Y al caminar ambos sabemos
Que la distancia no existe
Como tampoco el encuentro
Que la armonía que buscamos
No es más que un sitio incierto

Y desde aquella incertidumbre
Me miras
Me sueñas
Me piensas
Y yo…yo me quedo quieta
Y me vuelvo huella tras tus pasos

7:33 p. m.

Y yo solo florecía en calma.....


Me miraste, pero no me viste
Me creíste común y caíste en el engaño de tus ojos bellos.




Era un simple botón lleno de anhelos



En un jardín plagado de flores bellas, bellas todas,
Cargando sus envidias e inseguridades, cada una de ellas.




Y hoy?.....mírame ahora
Así soy
Y te perdiste una belleza sin par
Una de la que solo tu te privaste
Una que va más allá de lo que alcanzas a ver

Y yo solo florecía en calma…

1:33 a. m.

Letras de nada















Y desde la lejanía que acostumbras, me cuentas de ti
Desde la misma, que yo intento imponer.
Inmovilizo mi corazón, ¡deja de latir!
Te leo, pero no siento….no! miento.
Te leo y el corazón ya tiene alas, de solo ver tu nombre
Pero no lo autorizo, no le permito latir más fuerte
Ya no…no por ti.

Y no dices nada bello, no hay letras soñadas
No hay pasión, ni amor….
Y por primera vez no me perturba
La costumbre, la certeza, el saber
Si ya no siento?....siento, pero no.

Y si aún te sueño?.....
Y si aún busco tu boca?
Como?....si todavía te haría el amor con la misma locura?
Si mi deseo sigue enfermo por ti?
Mis ansias de dártelo todo?....
Las ganas de tomar tu mano y caminar, solo caminar….

Y tal como me pregunto, me respondo
Punto por punto, pero en silencio.
Porque tú jamás preguntas, nunca dices,
porque sabes de sobra….te has cansado de saber.

Como me he cansado yo, de preguntar, de decir,
de esperar, de entender.
Tus silencios se me hacen eternos, pero ya no duelen…casi.
Te abro, te leo, te cierro…y ya.

Justificar lo injustificable?....si eso te deja tranquilo.

1:36 a. m.

La ducha

"Pasa, la puerta está abierta, estoy en la ducha"…. Esta frase me enervó. Confieso que durante unos minutos no supe que hacer, porque por una parte me pareció un gran exceso de confianza y por otra, una provocación. Finalmente entré y me acerqué a la puerta del baño que estaba entreabierta. Ella, mi perla divina, estaba desnuda bajo un chorro de agua tibia que resbalaba sobre su cuerpo. Al trasluz de la cortina pude ver la silueta de su cuerpo y ese movimiento de sus manos al frotarse el pelo, lo que situaba de una forma más provocativa sus senos. Hacía calor y yo solamente llevaba unos jeans y una camisa. Seguía luchando entre la timidez y la decisión y por fin triunfó ésta. Me desnudé, traspasé la cortina y me situé ante ella. Su sonrisa me tranquilizó. Pasó la esponja por mi espalda y yo acaricié la suya en un movimiento reflejo que sirvió para acercar nuestros cuerpos hasta que se rozaron en toda su longitud. Estuvimos largo tiempo abrazados sin que el agua dejase de caer. Era un agua balsámica. No hicimos el amor, algo casi incomprensible entre una mujer de 32 años y un varón de 40… el amor estaba presente sin necesidad de sexo. Nos miramos, nos besamos, nos secamos y nos vestimos.

Me convidó a un refresco de fruta natural que tenía preparado y luego nos fuimos al cine, que era el motivo de nuestra cita.

Pasaban "Memorias de África" y la visión de una cascada, me recordó los minutos anteriores en su casa. Supongo que a ella también, porque en ese momento apretó muy fuerte mi mano.


Me han vuelto a hacer un regalo, uno de los que más amo, palabras y sueños, imaginación....Era jugo de Naranja con Plátano.

4:25 p. m.

Tengo...




Tengo …racimo abultado, de besos sin dueño,
botón de pecados, cada uno de ellos.
Botones de faltas, botones de anhelos,
noches sin sueño, botón de desvelos.

Tengo… la pasión y la ira,
en el color de mis labios,
tengo un amor… que regado por el suelo,
muere de impaciencia, en solitario.

Y se hace fuerte y se hace dulce
Y se vuelve dolor, dolor nacarado…

Tengo…racimo de sueños, de sueños en duelo,
sentencia de amor, de amor en desvelo.
Impaciencia del alma, del alma y del cuerpo,
cadencia y ritmo, si soy piel y deseo.

Tengo….mar de placeres, en cada brote,
cientos de besos y diferentes notas,
tengo aromas de cielo y tierra,
de lluvia y viento, de primavera.

Soy pétalo rosa, soy grito silente
Tengo...o tuve, soy...o fui.

12:07 a. m.

Y mis ojos piden tregua...



Que no quiero tu pánico, ni el suyo
Que no todo es tuyo o de él
Y si cometo errores y eso te hace pensar….
No, te equivocas, tal como lo hizo él.

Y……si ninguno lo merece?
Y si solo ha sido una gran pérdida de emociones?
Y si de verdad no eres una buena persona?
Y si él jamás se atrevió por cobardía?
“Si me conocieras, te arrepentirías"
Será que resultó una sentencia?

No todo es tuyo o de él,
Que si hablo de amor, no es amor por ti
No, tampoco es por él, pero sí….él estuvo tan cerca.
Y si al final, digo o escribo…..no quiero que se apropien de mis palabras
Ya no, son solo mías y ya!

Y si a veces te rozan la piel….déjalas hacerlo
Y si en las noches te provocan deseo…suéñame pequeño
Y si tu espalda siente mis uñas hundirse suavemente en tu carne…
cierra los ojos y déjala sentir.
Y si él recuerda un dulce beso en Alcántara….lo recuerdas? Quiero uno más.


Basta, la noche se lleva mis ganas
Y mis ojos piden tregua
Y yo solo quiero una caricia…ni tuya, ni de él.

1:44 a. m.

Soñar no cuesta nada....

Eran las cinco de la tarde, de una tarde otoñal, pero con el sol calentando, por lo que decidieron dar un paseo por la playa. Se descalzaron, se agarraron de la mano y fueron recorriendo de un extremo a otro, sin percatarse que el agua estaba más fría que en verano.

Quizás ella lo notó menos porque estaba acostumbrada a las aguas del Pacífico que son más frías que las del Atlántico, donde se encontraban.

Ella tenía 33 años…el 4O. Ella era una conocida escritora chilena que había publicado varios libros de poesía. El era un periodista, corresponsal de guerra, disfrutando de una de las pausas que solía darle su empresa para que se descargase de las tensiones. Hablaron poco y se miraron mucho. A través de los ojos iban expresando sus sentimientos. ¿Amor? ¿Amistad? ¿Admiración? Tal vez una mezcla de todo.

Hacía poco tiempo que se conocían, pero habían profundizado mucho, quizás porque existía gran identidad entre ellos. A ambos les gustaba la literatura, el cine, la música, las artes plásticas.

Al llegar al final de la playa se sentaron sobre unas rocas. El pasó su brazo sobre el hombro de ella, acariciando con su mano la mejilla y aproximando las caras. Este primer roce creó una sensibilidad tan grande que pronto se juntaron sus labios. Sellaron así esa amistad, esa admiración y ese amor.

Luego se despertaron… Ella estaba en su casa de Santiago de Chile jugando con su pequeña hija, él en la suya de Galicia, escribiendo un reportaje.

Soñar no cuesta nada…..

Por la radio se escuchaba una canción de Alejandro Sanz. ¿Sería la misma?. Estoy seguro de que si.


Pocas veces, en mi blog, he tenido la oportunidad de hacerme algún regalo. Menos me ha ocurrido, en la vida real, que un hombre, uno de verdad….un hombre bello, culto, noble e inteligente, tenga la sensibilidad para dedicarme unas hermosas líneas, llenas de calidez, admiración, cariño y amor, si, de esos amores platónicos que abundan, que rondan, que viven y mueren a la espera de….

Y algo cansada de ser, siempre yo, la que da, regala y entrega letras, palabras y frases llenas de lo que siento, de lo que soy, de lo que me mueve y mucho más cansada, aún, de sentir que no son apreciadas ni valoradas e incluso muy mal interpretadas, este pequeño relato, que más pareció un sueño, apareció hoy por la tarde en mi correo, nació para mi y por eso es hoy un pequeño gran tesoro en mi corazón.

En la mañana (mi mañana, tu tarde) me preguntaste ¿vamos?....y yo alegre te dije si, claro!!, me gusta jugar a imaginar y hacer en nuestra mente, lo que no nos permite la realidad. Y en la tarde (tu noche, muy noche), cuando llego a mi casa y encuentro este escrito, me doy cuenta que, de verdad caminé contigo, tomando tu mano, por esa playa.

11:12 p. m.

El aroma de tu alegría....



Esta noche no pido nada, no puedo,
solo te doy, te regalo, te entrego,
todo a la distancia, así será siempre,
todo amor, todo piel, todo dulzura.

Y así, a la distancia, siento el aroma de tu alegría,
cierro los ojos y veo tu carita sonriendo…
Y como no alegrarme por tu dicha?
Si!, hoy debes ser el hombre más feliz del mundo
Y me sumo a tu felicidad, pero tú sabes…desde lejos.

Y por todo lo que siento por ti, no me queda más…
Que regalarte mi presencia lejana, mis manos quietas,
mis ojos perdidos (sí, sí….aún) en los tuyos,
mi sonrisa, esa que se quedó contigo, hasta “el día después”.

Te envío mi aroma…como? Me volveré aire, sí!
Y llegaré hasta tu ventana, para entrar como brisa
y refrescar tu cuerpo dormido, luego seré un sueño,
uno colorido y alegre, uno con aromas dulces y delicados,
una primavera que arrebata, un placer dispuesto.

Así te estoy queriendo, así es esta ilusión,
llena de esperanzas de verte otra vez, un día,
Un cariño que debate insistente,
entre lo que anhela de ti y lo que puede esperar,
entre lo que siente, día tras día y los límites de su propio sentir,
entre el riesgo que implica quererte y la seguridad absoluta,
de no poder evitarlo….



Espero, amor, que esta noche sea una de las más lindas de tu vida…solo te dejaré estas palabras, que nacieron de un minuto a otro, a las once de la noche, mientras leía y pensaba, mientras te llenaba de energía, mientras recordaba una tarde de octubre, cuando el contar hasta tres, se volvió el juego más tierno, mientras revivía la ruta de un beso, que aún no termina su andar.

11:58 p. m.

La suma incesante


Hoy no tengo versos
No afloran rimas, ni poemas
Ni siento ganas, ni deseos
No hay calma, ni ansiedad.

Hoy se agudizan las carencias,
Se engrandecen las faltas,
Se vuelven mar las lágrimas,
Se hacen grito los llantos….

Y no puedo culparte de todo esto, no puedo
Es la suma incesante de pequeñas penas y grandes amores
Es la certeza de amar a quien no pudo amarme,
Es el temor profundo de caer de nuevo en la misma falta.

Tan bello fue ser tu princesa, tanto quise ser tu niña,
Tantas noches haciéndome sueño,
Para poder pasar la noche contigo
Tanto te regalé…y la lista es larga,
detalles, virtudes, defectos,
palabras, silencios, risas,
dulzura a raudales, pasión desbordada,
amor…amor tan puro como ciego.

Siempre creí que con mi solo amor bastaría,
Que eso sería suficiente, que algún día lo verías,
Que en algún momento sentirías…pero no.
Y ahora?

Amo el silencio, pero no tu silencio
Odio la distancia impuesta
Y más si eres tú, quien la impone
Pero hace ya tanto tiempo…..tanto.

Y si hoy decides hacer de tu silencio, un hecho
Si hoy, al fin, de tanto retroceder, te vas
Solo puedo imaginarte mientras lo haces
Ya no eres aquel….ya no más, el de siempre.

Me cansé de amarte y de soñarte,
Como mis manos se han cansado de escribir,
Lo que mi agotada alma ha sentido por ti…
Quien dijo que yo debía ser solo tuya?

Hace tiempo ya, que mis pasos no van tras de ti
Y dejé de ser sombra para andar a tu lado,
Hace tiempo que mis letras ya no son tuyas
y que el sentir que las inspira no te pertenece.

Hace tiempo…..hasta hoy.


Hoy fue un día triste, grisáceo, melancólico, y estas palabras son el resultado de la mezcla agridulce de lo que no tengo, de lo que pude tener, de lo que es mío a medias, de lo que no alcancé a entregar, de lo que ansío dar, de lo que quisiera decirte, de la rabia de no obtener respuestas, del deseo de tenerte, que murió en la espera.....Y hoy no digo más, porque todo se vuelve gris, frío, vacío, silente.

Necesito brazos que me envuelvan, no los tuyos, los de él, pero el..........el tampoco está.
¡Maldita dependencia!, de cuerpo y alma, de piel que arde, de sangre caliente, de labios sin besos....maldita ella.

7:42 a. m.

La ruta de un beso....


Comenzó en tu boca, suavemente,
Con ansiedad de tus labios y tu lengua,
Con el delicado roce de tus dientes blancos.

Fueron largos minutos, detenidos en nuestras bocas,
Solo por la delicia de besos imaginados y contenidos, en el tiempo.

Pero siguiendo la ruta, que no estaba prevista, mi boca besó tus mejillas,
y bajo hasta tu cuello, disfruté al ver dibujado en tu rostro, un suave placer,
respiro tu aroma, dejo tu cuello, son solo segundos…

El beso se detiene, para abrir camino a mis manos que lo siguen,
manos que acarician tu espalda, dedos y uñas que se deslizan por tu piel…
y otra vez, me deleitas con tu rostro complacido y mientras te siento arder,
me convierto en beso, otra vez y llego hasta tu pecho, tantas veces soñado,
Me quedaría ahí, como una niña, acurrucada sobre tu pecho….

Pero es la ruta de un beso y por eso mis labios continúan,
Descubro tus hombros, los beso, con suavidad,
mientras mis manos, que siempre van tras mis besos,
se aseguran de hacer temblar tu espalda,
y la piel se hace una, cuando mis pechos se suman a este juego de amor,
te gusta sentirme así, lo sé.

Mi boca no descansa, no para, quiere más y tu piel la pide,
Siento tu ansiedad, ahí estoy, labios en tus hombros,
labios en tu espalda, una y otra vez….y mis manos,
ya se sienten tuyas y tus manos ya son mías,
perdidas todas en algún rincón de los cuerpos que tiemblan.

En los pocos segundos que nos separan entre beso y beso
podemos mirarnos….y decir sin hablar.

Soy un beso, largamente pensado, dulcemente realizado,
soy beso, piel y manos, soy sangre que llama por desearte
soy llama que sangra si no te tengo, soy un deseo incompleto,
un beso inconcluso, sí…

Aún falta camino………En la ruta de un beso.

Seis de la mañana y cincuenta minutos, abro los ojos y en mi mente estás tú…..y al parecer, últimamente la inspiración de mis letras viene tras tu imagen, se nutre de tus ojos, se desborda con tu recuerdo.....Buen día, amor.

11:51 a. m.

Lunes



Desperté hace horas, pero aún no me siento despierta.
Una brisa con aroma a tristeza quiere hacer nido
Y no hay a quien culpar, no hay
Puede ser el día, pudo ser esa película, puedo ser yo,
Puede ser que te extraño, puede ser…

Suelto mi pelo, sacudo la cabeza,
Tal vez así me quito de encima esta sensación de estar sin estar,
Hoy amanecí solo en parte y no se donde encontrar esa otra parte,
(Antes eras tú, pero creo que… ya no)

El agua, la espuma, el olor a frutas en el pelo y en la piel,
Eso es, el agua debe llevárselo todo,
La cara de enferma
El sueño atrasado
La tristeza que no quiero sentir
La locura que despertaste
Tu olor y tus ojos que no me dejan
El extrañarte, porque no debo
Las ganas desesperadas de volverte a ver
Las cosas que no te digo
Lo que muero por hacerte…si te vuelvo a ver
Lo que me pasa y lo que no
La confusión
El deseo
El tiempo que no tenemos
El fin de semana y la nieve, que no serán
Las palabras que se hacen inútiles, porque no las encuentro…..

Voy, cerraré los ojos bajo la lluvia tibia,
Veremos si al volver a escribir, me he encontrado.

3:32 a. m.

Recuerda...



¿Recuerdas el temblor de mis piernas?
Hazlo, tal como recuerdas mi sonrisa.

¿Recuerdas esa sensación de nerviosismo?
Fue mutua, adolescente y divertida…hermosa.

¿Puedes cerrar los ojos y sentir?
Ciérralos, siénteme, siente mi aroma,
mis manos en tu espalda, mis pechos tras de ti.

¿Puedes sentirlo, verdad?...si, mis pechos, en tu espalda,
en tus manos, en tu boca, pegándose a ti…
cuerpos desvergonzados los nuestros.

Tus ojos se quedaron en los míos, nuestros ojos,
que parecen haber sido dibujados por el mismo pincel,
tanto se parecen, que al mirarnos no sabemos si son tuyos o míos.

Tus manos, delgadas, tus dedos largos, tu piel, tu boca, tu lengua,
tu sexo, todo fundido, todo sueño, todo deseo, todo tu te has quedado,
todo de ti en mi mente y en mi cuerpo.

Y desde ahora eres un intruso, uno adorable, claro.
Uno que irrumpe y arrebata,uno que gana terreno...
en mi punto más débil, lo sabes verdad?


Hace mucho que escribir, no me quitaba el sueño, pero esta noche, me fui a dormir temprano y algo me despertó, después de eso ha sido inútil conciliar el sueño, me he levantado de la cama, siendo las tres de la mañana, para que mis manos acaricien las letras y mis palabras queden como testigo de este desvelo, estoy en pijama, poco cubre, pero pijama al fin, siento algo de frío, algo de nostalgia, algo de felicidad, un poco de extrañar lo que no se debe, solo un poco.


Debo dormir, pero mientras no pueda, me quedo con La Oreja de Van Gogh, con “Rosas”.

1:04 a. m.

Mientras contábamos hasta tres...



Han pasado las horas y en la tranquilidad de la noche,
vuelvo a preguntarme si de verdad, ocurrió.
Mi piel tiene tu aroma, clara señal.

No estaba planeado así, no, al menos no, por mi.
Pero si era un momento esperado, deseado e imaginado, por ambos.

Ahí, tu y yo, dos botellas de agua, en el lugar menos pensado, risas
y los teléfonos impacientes sonando, afuera la calle,
tres árboles de hojas muy verdes, se veían desde la ventana.

La mesa clara, los papeles en ella, tu y tu corbata a rayas…
Y la llegada fue tan linda!...escondiendo las caras entre las manos,
mientras contábamos hasta tres…el mejor momento de la tarde, así lo siento.

Una tarde de tanto calor…. y yo tenía tanta sed.
Tus manos estaban heladas, nerviosos los dos,
no tardaron en llegar los besos, que una vez allí, no se fueron más.

Y la ropa estorba cuando dos cuerpos se llaman,
así que cada quien se quitó algo…
Y el déjame desordenarte vino a mi mente,
y cuando la corbata estuvo fuera y la camisa blanca desabotonada,
recorrí tu espalda con mis manos,
rasguñando con la suavidad de una gata juguetona.

Todo fue más de lo pensado, pero a la vez fue menos,
de lo íntimamente deseado....un aro que cae, víctima de nuestra entrega
y al hacerlo se convierte en un motivo más,para recordar esta tarde.

Tomamos un café, “me tengo que ir”….”si, yo también”,
otro beso, sonrisas cómplices, salgo….

Y mientras camino, me doy cuenta de un detalle, uno pequeñito,
de seis patas, un detalle de colores rojo, negro y naranjo,
menudito, lo sé, pero a mi me resulta tan bello,
nuestro gusto por las chinitas.

12:49 a. m.

La vida...

La vida, cada día nos entrega tan variadas experiencias, hace tan solo unos días atrás, lamentaba los malos ratos de la “convivencia virtual”. Mi sensibilidad, mi cariño siempre algo "desbordado" y mi disposición a confiar en los demás, se vieron afectados y heridos por personas que creí conocer….pero me equivoqué.

Pero, así como los días pasan, las heridas sanan y después de respirar profundo, por varios días, después de un pequeño “aislamiento del mundo virtual”, me siento alegre y con toda la energía para volver a creer en las personas, incluso en aquellas, que no veo.

Así que, he vuelto, solo estuve alejada unos días, pero se me han hecho largos!!!.......ya tenía muchas ganas de escribir, de compartir, de comentar, de alguna manera esta forma de comunicación me hace “vivir”, siento que son pocas las instancias de compartir y conversar que tenemos a diario, porque el tiempo es poco y las obligaciones muchas. Es por eso que, este pequeño espacio que he construido con tanto amor, me llena de alegría y me sorprende a cada instante.

Es que los alcances del blog, son increíbles, he logrado establecer comunicación con personas que están tan lejos, en países que no conozco, pero a la vez me he podido sentir tan cercana a ellos, hemos compartido anécdotas, recuerdos de épocas tristes de nuestro país, también hablamos de cosas intrascendentes, sí, porque no?.....también es lindo hablar de cosas sin tanto peso, reír de tonteras sin mucho sentido, hacer confesiones un tanto ridículas, reír con otro ser humano puede ser algo, casi tan íntimo, como cerrar los ojos y besarnos largo rato. Ya se, ya sé….no faltará el que piense “ya se le salió el amor por los poros”…..o será mas bien por las letras? Y así es, que puedo hacer?....el amor sigue siendo lo que llena mi vida, mis manos, mi alma, mi cuerpo, el que me acompaña mientras preparo algo rico en la cocina, el que me hace acariciar la frente de mi hija, mientras la miro dormir…..y ese mismo amor, se viste de pasión, cuando siento el deseo de hacer el amor a…..quién amo.

Seguiré escribiendo, sobre todo y sobre lo mismo, porque así lo siento, así me nace, así que a quien lea, debo decirle con mucho cariño y respeto…..Si vienes a mi blog y te gusta lo que lees, fantástico!....si quieres aportar con tus comentarios, mejor aún. Si me visitas y solo lees y no comentas (como se que hacen varios), eres bienvenido, las veces que quieras. Si pasas por aquí, eventualmente y no te gusta lo que lees, o no concuerdas con mi modo de pensar o de ver las cosas, eres libre de opinar y de discrepar, solo pido una cosa, hazlo con respeto, con humildad (pues nadie tiene la verdad absoluta).

Yo no juzgo a las personas, siempre he creído (y los dolores de la vida, me lo han confirmado) que cada persona ha tenido experiencias fuertes en la vida, con el dolor y el abatimiento que eso lleva, se, que cada dolor que sufrimos, es tan único, como cada amor que experimentamos, por lo tanto, nunca podremos comparar nuestras alegrías y tristezas con las de otras personas.

Esta semana de “ausencia”, han llegado a mi, personas bellas. Sé que no debo ser tan confiada, sé que no debo ilusionarme con las palabras de seres virtuales….pero también, se, porque me conozco, que será inevitable volver a creer, a confiar, de seguro volveré a entregar mi apoyo y mi cariño sincero a quienes me hagan sentir que lo merecen. Si me equivoco de nuevo? Mmmm…me dará pena, sí, me sentiré algo triste, lo sé….pero que sería la vida, si no nos damos la “licencia”, para cometer errores? Sé que prefiero correr el riesgo, porque de verdad siento, que hay más cosas buenas que malas, hay más seres luminosos que opacos, hay más corazones sensibles y honestos que de los otros……hay más “amor mágico”, en cada rincón, del que nosotros somos capaces de ver.

Gracias a quienes se han encargado de “iluminar” estos días, a un hombre imaginario, a un “señor” de España, a Cristián, un amigo, al que adoro y que está pasando por un mal momento (tu sabes cuanto te quiero), a una mujer, a la que cada día me alegro más de llamar “amiga”, a todos los que me dejaron sus comentarios en mi post anterior, ya les mandé besitos, pero….nunca está demás volverlo a hacer, así que “besos para todos” y….por supuesto, todo mi amor, al pequeño sol que alumbra mi corazón, aunque esté oscuro…..mi hija.


Feliz de volver a este espacio para compartir, yo……ella, Evora.

12:32 a. m.

Tiempo fuera

Siempre hay personas que todo lo ensucian, que todo lo juzgan, que todo lo critican, siempre los hay, esos que insisten en juzgar y hablar con dureza a quien no lo merece, a quien no realiza juicios sobre el actuar o pensar de los demás. Esos, que de manera equivocada descargan sus rabias y frustraciones por lo que han hecho o lo que dejaron de hacer.....

Esas personas que, por todos los medios, prefieren atacar a quien tienen en frente para no ver sus propios errores y su propio lado oculto, que está tan oculto, por una verguenza mal entendida que llevan consigo, por un "no aceptarse" tal como son, con lo que de verdad sienten, piensan y desean y no con lo que es bien visto por los demás.

No puedo entender esa fascinación por tratar de hacer ver, lo realmente bello, lo sincero y lo íntimo, con todos los altos y bajos que pueda tener......como algo feo, malo o errado.

Esas personas siempre están ahí, buscando la oportunidad precisa....Esas personas, me tienen harta, me colman, me llenan de un sentimiento que no me gusta, que no quiero para mí, y de ese tipo de personas, desgraciadamente, he conocido, más de lo que esperaba, en este mundo virtual.

Por eso, tiempo fuera.........y ya!

11:41 p. m.

Con su risa...



Al igual que esta Gazania de nuestro jardín

Mi niña y yo hemos resistido la lluvia y el viento

La lluvia se fue, salió el sol

Su fiebre pasó, su carita sonríe de nuevo

Y con su risa mi corazón sana…de cualquier dolor

2:34 p. m.

En la mañana...





Hoy me volví rocío

y me dejé caer sobre tu piel…

tan suave fue mi caricia

que me creíste brisa tibia


No te vayas, quédate

Debes ir?

7:14 p. m.

Hoy me volví otoño

Hoy me volví otoño y al igual que el día, me siento gris, sin fuerza, sin luz….Como quisiera hoy tu abrazo, uno cálido y dulce, como todo lo que yo te doy.

Pero tu no estás, tus tiempos, tus horarios, tu difícil carácter, tu cansancio con ganas de hacerse crónico……la rutina con deseos de ganar la batalla. Y como te digo, amor, que yo también me canso!... pero que tu no lo notas, porque cansada y todo te sigo amando, tu sientes mi amor, mis caricias, mi deseo….lo sientes y lo disfrutas día a día, sin que importe el agotamiento, el aburrimiento de las tareas cotidianas, mis deseos de nuevos sabores, de nuevos aromas….Como te explico que el regaloneo y el sexo del fin de semana, no son suficientes, que yo te amo y te necesito todos los días, que quisiera ser tu amante, aún cuando duermes, que no me basta con un “te amo” distante. Que si sé cuanto me amas? Mmmmm….sí, creo saberlo, pero yo no quiero saberlo, quiero sentirlo, quiero que tu piel me lo diga, que tus ojos me lo muestren, que tus manos me recorran hablándome de tu amor….lo ves? no pido tanto, amor, se que no.

Sí, claro que sé como es tu carácter, eres de pocas palabras, te cuesta demostrar tu amor….y tu dices que no lo haces con ese propósito, pero yo prefiero, mil veces o más, que me hagas sentir amada a que me lleves “de compras”, como quien le da un dulce a un niño para que deje de llorar. Adoro que me hagas regalos, si!....a quien no le gusta? Pero los regalos y las compras no sustituyen tu amor, tu mirada en mi, tu piel perdida en la mía.

Hoy me volví otoño y al igual que el día, me siento gris…..me duele la cabeza, el cuerpo, la tos no me deja en paz…..gripe? no lo sé, con la gripe, también duele el corazón?


Yo…algo enferma, algo triste, en un día nublado que canta….Búscame de Rosario Flores

2:19 a. m.

Y juro que te vi sonreír

Pasé frente a ti y juro que te vi sonreír, estabas con un amigo, hablaban compartiendo un secreto, me mirabas y supe que hablaban de mi…..no sabía bien que hacer, detenerme y enfrentar tu mirada o hacerme la interesante y seguir de largo. Opté por lo último, pero me perseguían tus ojos, tu porte, te veías tan guapo, bien vestido, tu ropa combinada a la perfección, tu corte de pelo, te vi solo unos segundos, pero llamaste mi atención, parecías querer decirme algo, el gesto de tu mano extendida y la otra en la cintura, era como una invitación a conocernos…todo esto pasó en unos segundos, esos segundos que a veces bastan para crear una ilusión.

No pude evitarlo y me devolví con paso ligero queriendo hablarte, como si aquella visión pudiera tener un efecto determinante, siempre pensando que una mirada especial, puede llegar a cambiarnos la vida….pero al llegar a la esquina donde te había visto, había una enorme vitrina y estabas tu, pero ya no sonreías, tu cara estaba tan marcada por la soledad de tu agotador estar… tu amigo, al lado, lucía de la misma forma, en realidad sus rostros eran casi idénticos, ambos tan bien vestidos y tan guapos, con facciones perfectas y ese porte llamativo. De pronto invade tu espacio aquel, una persona que te saca la camisa de manga larga y la cambia por una polera fresca, de colorido primaveral, te ves exactamente igual, estupendo, pero tu rostro sigue siendo de invierno, de soledad, que pasó en esos segundos? Yo juro que te vi sonreír al pasar frente a ti, y sentí ese gesto tuyo que invitaba un café para hablar y conocernos, tanto lo sentí que devolví mis pasos para buscarte y regalarte una sonrisa.

Me quedé ahí de pié, mirando lo que ocurría detrás de aquella vitrina….y solo cuando volví a la tierra para obligarme a partir, noté ese letrero enorme (se que antes no estaba ahí) que decía “Vitrina en preparación”.

Hay instantes en mi vida, en los que no controlo mi imaginación o será que hay momentos mágicos de verdad y mi mente se niega a reconocerlo?

1:25 a. m.

Porque tu llevas este amor mio...

El comparte conmigo, sí, comparte palabras, anécdotas, recuerdos, consejos, cariño, dulzura, amistad…..alguna vez compartimos mas que eso, en un momento de la vida, podría decir que nos envolvió un cierto aire de amor y pasión, bellísimo….Pero ese aire fresco y delicioso que comenzaba a mecernos, se transformó en un temporal, imparable mi corazón y mi fuego por el….y el? Lo compartió también, pero cuando ese temporal constante lo comenzó a ahogar, supo que debía parar y como yo sentía que lo amaba, comprendí, no sin hacer un gran esfuerzo y con mucho dolor, que tenía que dejarlo ir.


De esto hace ya un tiempo y ha sido un alejamiento suave y delicado, jamás quise alejarme de el, pero cuando entendí que no había oportunidad de lograr ese anhelado amor…….corté cada uno de los ciento cincuenta y seis pétalos de nuestra flor favorita y lo dejé en paz. Una paz a medias, claro…..pues al primer dolor que atravesó mi débil corazón, necesité tanto su aliento, sus palabras, la calidez con que siempre me responde….que fui corriendo, con la tristeza a cuestas a buscar consuelo en sus brazos, esos que jamás han logrado envolver mi cuerpo, pero que pese a ello, me contienen dándome un paz incomparable. Y que pasó? El fue, una vez más, lo que yo mas quería que fuera, mi amigo, ese amigo al que amo, casi siempre en silencio, salvo contadas ocasiones en las que me permito decírselo o mas bien recordárselo, porque el lo sabe, lo siente.

Porque tu llevas este amor mío en cada gota de agua que toca tu piel, en cada temblor de tu cuerpo y en cada recuerdo que me lleva a tu mente…..verdad amor?

“Tu y tus preguntas”, diría el…….

Esto es extraño, ¿porque insisto en creer que, en un rincón de su corazón, el sí me ama? Lo siento, a veces creo sentirlo…..esta vez fue una canción, porque parece que ese es un lenguaje tan nuestro, así lo siento. El me escribe la letra de una canción y me pide que por favor la consiga y se la envíe, no dice para que la quiere, pero como para alimentar a mi ansioso corazón y exaltar todos los sentimientos y deseos que guardo para el...(solo, para el), me escribe la letra y agrega que “la comparte conmigo”. Y cuando leo esa letra y escucho la canción, que corrí a buscar (por supuesto) solo consigo pensar y desear que no hubiera escrito “la comparto”, ojala amor! Hubieras escrito “te la dedico, te la regalo, es para ti, porque siento cada una de las palabras que allí están”……….sigo siendo la misma, lo sé, en el fondo de mi alma se, que no he mejorado de mi dulce enfermedad, pero quien quiere mejorar del amor? Tiene sentido acaso?, quizás si lo tiene, si te das cuenta, con certeza, que no era amor, que solo era la ilusión de….

Pero, mi supuesto amor y la probable ilusión, han compartido y conversado constantemente, durante este tiempo y llegaron a una conclusión definitiva….sigo enferma, pero no moriré, como creí algún día.

Eres tu…eres El de Siempre y yo estaré para ti, tomaré la forma que quieras, seré el aroma que mas te guste, el color que mejor te quede, el sabor que haga gozar tu paladar, el cuerpo que haces vibrar, aún sin tocarlo jamás, serán tuyos mis ojos, mis manos, mis pechos, como ya son tuyos, mis labios, mi corazón, mi amor y todas la letras que salen de mi alma y transitan por mis manos, hasta llegar a ti.


Every time our eyes meet
This feeling inside me
Is almost more than I can take
Baby when you touch me
I can feel how much you love me
And it just blows me away
I've never been this close to anyone or anything
I can hear your thoughts
I can see your dreams

I don't know how you do what you do
I'm so in love with you
It just keeps getting better
I wanna spend the rest of my lifeWith you by my side
Forever and ever
Every little thing that you do
Baby I'm amazed by you……………


Aquí estoy, amándolo una vez más, mientras suena Amazed de Lonestar

1:37 a. m.

Era solo mirarnos...



Era solo mirarnos….lo sé,
pero esa mirada lejana, debía ser algo especial, único,
aroma de dulces ansias y cansados anhelos envolvía mi cuerpo,
sabor y temblor del amor incipiente…

Quería mirarte, de verdad quería hacerlo, mirarte desde lejos…
y sentir como las mariposas adolescentes reían y jugaban
con mi habitual aplomo, mientras nos acercábamos.

El viento jugó con mi pelo suelto, levantó cada rizo y lo dejó caer en honor a tu deseada presencia, el viento, el viento que juega a ser tú….

No sería un encuentro romántico, no, no era un lugar para eso,
pero era un juego tan bello!....si tu lo hubieses jugado.

Esa loca idea de sabernos observados….tu, desde tu certera lejanía,
yo desde mi alma, como siempre y sin remedio.

Me ganas y me pierdes con la misma facilidad,
con aquella frialdad con la que determinas tus tiempos,
con esta debilidad con que te dejo hacerlo.

Era un juego tan bello, amor….si tú lo hubieses jugado.

12:42 a. m.

Y el agua cae...

Hoy desperté cansada, no he dormido bien, he pensado cosas que no me gustan, he querido y dejado de querer, he creído descubrir, pero no descubrí nada bueno, he soñado mucho, pero despierta, he querido amarte, pero a mi manera, no a la tuya…..hoy desperté cansada.

Me voy a la ducha, para dejar de pensar, tal vez el agua me quite el cansancio, el letargo, el sueño, el no estar….una vez allí, debo tener todo cerca, todo lo que le regala suavidad y aromas a mi piel, reúno todo, abro la llave, cae la lluvia de agua caliente, quiero estar bajo ella para que me envuelva su húmeda tibieza…tanto como quiero estar bajo tu cuerpo para sentir tu piel caliente abrazándome.

Mientras pienso en no pensar, tomo la esponja y la lleno de espuma, huele rico, se siente bien….cierro los ojos, no pensaré, no sentiré,….pero repito estas palabras y me encuentro pensándote, sintiéndote y mientras te pienso y siento me permito volar, dejo que mis manos sean las tuyas, y como son tus manos las dejo tocar, apretar, deslizarse sobre mi cuerpo, las dejo sentir, como creo que sentirás un día, cuando me toques de verdad, cuando dejes de ser solo palabras, solo una voz…pero mi cuerpo pide mas que tus manos y quiero abrir los ojos, pero tú…imaginario tú, no me dejas hacerlo, entonces mi boca que espera con ansias de primavera reciente, se siente morir con un beso tuyo, siento ese beso como un trozo de chocolate.....es tan delicioso que no se si morderlo pecando de gula o dejarlo derretirse lentamente con el calor de mi boca....pecando, me gusta como suenan y huelen los pecados de la piel. Ya basta, para que seguir no?....pero no, no quiero parar, hoy seré absolutamente descarada, seré impulso, seré deseo, seré egoísta , solo yo, solo para mí, hoy no quiero ser tuya, ni del él, ni de ningún otro, hoy son solo mis manos, mi cuerpo, no quiero más…. estoy cansada.

Y el agua cae, resbala, recorre, seduce….moja mi piel, mi pelo, se detiene por segundos en mis pechos y cada gota se vuelve tu boca, ávida, buscando mis pezones altivos, suavemente, dulcemente el agua se hace cómplice de mis deseos, de mis palabras hechas susurros, de mis gemidos ahogados, que se han vuelto tan imaginarios como tú…mis piernas, “mis piernas te buscan, te atrapan y sin pedir permiso alguno... te ceden el paso”, recuerdas eso? porque sigo hablándote? Esto es entre mis manos y yo, no te quiero aquí, pero aquí estás…está bien, si te quedarás entre mis manos y yo, al menos hazlo bien, quiero sentirte, muéstrame de que sirve tenerte como un recuerdo constante, sigue recorriendo mis caderas, no pares, sube por mi espalda, bésala de arriba abajo, abrázame desde atrás, pegando tu cuerpo al mío y déjame sentir cuanto me deseas, besa mi cuello, toma mis pechos…no es eso lo que más quieres? Pero claro!...casi lo olvido, el tiempo, no tienes tiempo.

Me di una deliciosa ducha contigo…no, espera, no fui yo, fue ella, pero como tu eres un amante sin rostro (debo recordar eso) en realidad mi amante fui yo, mas bien mis manos, ellas hicieron toda aquella delicia extenuante…No, no estoy recriminándote nada, no presiono, no exijo, no pido, solo pienso en voz alta o quizás es “ella” la que piensa en voz alta, ella, que aún cree en ti, ella….la que responde a tus correos a tu ritmo, la que te escribe, sí, fue ella y no yo, la que se ha dejado amar por ti en la ducha, ella cree que te quiere, yo le digo que no es así, que no tiene el menor sentido, le hago ver lo poco que le importas, insisto en que no espere tus respuestas…pero ella no me escucha, entonces la dejo, la dejo creer, querer, la dejo amarte imaginariamente, porque al fin… todo esto ha sido un sueño.

Yo….Ella………mientras suena Feelin´ Love de Paula Cole.

1:09 a. m.

Mucho, poquito, nada...



Veamos…tu estás, sí, no te irás nunca, lo sé…
y yo no quiero dejarte ir, jamás.

Y tu?...no, no, contigo nunca se que pensar,
no sé si estás o no, no se si quieres o no, no se si eres o no, y…
honestamente, ya no se si quiero que estés, quieras o seas,
no lo sé…lo sabes tu?

Y ahora, cuando creo que pierdo dos veces,
apareces tú y me sorprendes…que me traes?

Sabores y aromas, colores y sonidos, imágenes y palabras,
copas y risas…todo lo quiero, todo lo recibo,
solo una cosa….podrá ser honesto?

2:49 a. m.

De la mano de Sanz...

Excesos al sentir, sí, hay días así, en que todo sentimiento y emoción que se abre paso en mi, resulta extremo. Arde, duele y cosquillea al mismo tiempo. No soy clara, lo sé, pero a quien le importa tanta claridad...cuando todo es tan blanco o tan negro pierde…pierde la magia, pierde el calor, así…así como tú.

Hoy me hiciste un regalo…tú, el de siempre. Tú y tus regalos….sin papel y cinta, los que mas aprecio. “A la primera persona” de Alejandro Sanz, tú sabes cuanto me gusta, cuanto adoro sus letras, compartimos tu y yo aquel gusto…(y muchos otros, lo sé) desde que nos conocimos. Solo ayer te decía cuantas ansias tengo de comprar su último disco, pero te adelantaste y me regalaste esa primera canción…y ya sabes, lo que sentí con ella.

Y estoy yo, que hoy también regalé una canción de Sanz, siguiendo con la poca claridad, aún no se bien porque lo hice, creo que fue a modo de respuesta, un modo de responder delicado, suave, cálido, con aroma a dulce de leche, un modo que no merecías, pero que nació.

Una manera muy mía de decir cosas, que quizás no sea comprendida ni apreciada, pero ahí está, navegando por mares de correos, sin tiempo de ser leídos….la letra de una bella canción.

Mientras cosía estrellitas plateadas, flores multicolores y pompones al disfraz de payasita de mi hija (al fin terminado), el Sr. Sanz me cantaba, y…cuando el canta, me vuelvo corazón, me tiño de rojo, mis pétalos se abren, mis piernas tiemblan, mi cuerpo y mi alma sienten lo que mi memoria revive, mi voluntad flaquea….mi molestia se transforma en ternura, y en ese estado de imaginario encanto, nacen mis deseos de decirte ¡Hey!...aquí estoy y te regalo tiempo, todo el que quieras, todo el tiempo que, malhumorado, dices no tener para mi. Te ayudo con tu terrible carga de trabajo, te ayudo a organizar viajes, redacto tus escritos, te hago reír, te regalo mi voz, te lleno de besos, te hago el amor….

Pero, el disco de Sanz termina, la realidad vuelve a ser muy blanca o muy negra, el encanto imaginario desaparece y me veo obligada a dejar de ser magia. Voy a dormir….contigo, pero sin ti.

3:06 p. m.

Las chinitas, también se van al cielo?


Cáminábamos desde al jardín hacia la casa, la tarde estaba algo fresca y el cielo nublado...

Mi niña: Mamá?, donde viven tus abuelitas?
Yo: Ellas ya no viven, murieron amor.
Mi niña: Pero donde están, mami?
Yo: En el cielo, mi niña
Mi niña: Y cual es la dirección de su casa en el cielo?
Yo: Creo que en el cielo, no se vive en casas, hija.
Mi niña: Y donde viven entonces?
Yo: No estoy segura, que crees tú?
M i niña: En una nube…
Yo: Eso crees, que mis abuelitas viven en una nube?
Mi niña: Sí, mami.
Yo: Que lindo!, debe ser muy blandito estar sentado en una nube
Mi niña: Mami?
Yo: Si amor…
Mi niña: Podemos ir a ver a tus abuelitas al cielo?
Yo: Creo que no, hija, para ir al cielo hay que morir.
Mi niña: Y tú no quieres morirte?
Yo: No, mi vida, no quiero, todavía no.
Mi niña: Yo tampoco quiero que te mueras mami!
Yo: No te preocupes mi vida, haré todo lo posible por estar siempre contigo. Pero algún día moriré, todos lo haremos.
Mi niña: No importa mami, no te preocupes, si te mueres yo te voy a ir a ver a las nubes.
Yo: Que linda eres, hija, te amo tanto….pero como vas a subir hasta las nubes?
Mi niña: Me pondré mis alas de chinita, mami.
Yo: Serás la chinita más hermosa que yo haya visto mi amor!
Mi niña: Que linda eres mami, eres dulce.
Yo: Tú también lo eres mi amor, eres muy dulce y bella y te amo mucho hija.
Mi niña: Yo también te amo mami!.....mami? …las chinitas, también se van al cielo?........

Hay momentos inolvidables en la vida…probablemente los mas bellos se dan entre padres e hijos. Esta es una de las tantas conversaciones con mi hija, que se graba en mi alma y anida en mi memoria, que me hace sentir, que lo único que importa en la vida, es ella, su amor, su inocencia, su alegría, su maravillosa forma de mirar la vida. Mi amor para ella es infinito, incondicional, verdadero...y cualquier otro amor, al lado de este, poco o nada vale.

9:48 p. m.

Tu estar o no estar

Hoy, tu estar o no estar me pesa, me aburre, me cansa, me molesta…Se que estarás cuando quieras, se que vendrás solo “a veces”, se que no hay tiempo suficiente, menos para mi, algo intuyo, de las preocupaciones y prioridades en tu vida. Se muy poco y quizás es mejor así, porque lo que conozco me habla de una pasión, pero de una pasión cómoda y lejana, de aquellas en las que poco o nada arriesgas, de besos que no se dan y mueren en el intento, de las caricias de tus manos que no llegan a mi cuerpo, de esas ganas de pasar noches refugiados en nuestro propio calor, de amor en medio del frío de la nieve, de un imaginario desayuno para dos…de un estar juntos que no existe, que no llega, que no es.

Y no niego, que dejar que me quieras, ciertos días y a ciertas horas, en la virtualidad de las palabras, no es malo, no, para mi tus muestras de cariño o amor? (puede ser, nunca se sabe) también se han vuelto cómodas, porque aún mi cuerpo no pide más…y cuando llega a pedirlo, sí, lo hace...se calma, se contiene, se apaga y auto extingue el fuego encendido, el que, a ratos quema, el que tira de la ropa para desnudar mi cuerpo, el fuego que te idealiza y juega a quererte y a extrañarte…y en medio de esto, me pregunto…¿Qué haces tu, con el fuego que te consume cuando me lees y me escuchas?...¿Acaso, es eso lo que buscas y nada mas?

Creo estar mas grande, mas alerta, menos confiada, menos entregada…es por eso que aún no duele, no dejaré que duela, porque todavía no te has ganado eso, no eres merecedor…aún…de mis duelos, de mis lágrimas, de mis desvelos, quizás no quieras serlo, quizás yo no quiero darte más de mí, quizás………..miento, si quiero, pero no te daré nada mas, hasta que tu, te lo ganes.

Despierta…despiértame…te apagas en mi.

5:41 p. m.

Tierra, pasto, limones y cosquillas

Hace días quería arreglar el patio, darle un respiro a mis plantitas, un tanto abandonadas por el paso del invierno…si no las cuido, la "mala hierba", se apodera lentamente de sus ramitas y brotes nuevos. Me gusta mi pequeño jardín, mi patio, el verde de las hojas…todos los verdes imaginados y más. Cuidar de mis flores, me hace sentir bien, me alegra, más porque, cuando llegué a esta casa, solo había tierra, tierra seca y descuidada…entonces hoy, cada tallo, hoja, flor y pétalo, es fruto de mi cariño, de mi dulce porfía por ver crecer algo ahí, en el suelo abandonado y claro está, de la maravillosa naturaleza y su generosidad.

El pasto estaba muy largo y descuidado, creció sin límite alguno por mas de dos o tres meses…se veía muy verde, eso sí, y los días en que había viento, ese que sueles ser tú…se dejaba llevar, con movimientos regalones, como suelo hacer yo.

Salí cerca de las once de la mañana, el aire era fresco, todo un exceso primaveral, el ambiente cálido y luminoso de mi patio me llamaron a tomar herramientas y comenzar la tarea…mi gran aliada, la cortadora eléctrica y mis fieles mosqueteros, el rastrillo, la pala y la manguera estaban tan contentos como yo de trabajar para embellecer o quizás para dejar que la belleza natural, luciera en todo su esplendor.

Después de un buen rato de cortar, juntar, recoger y embolsar pasto y ramas, me detuve para tomar agua….mucha agua, mejor que cualquier bebida…cerré los ojos unos segundos y sentí una brisa suave, deliciosa, que me llenó del aroma del pasto recién cortado (también me llenó de estornudos, picazón de ojos, lágrimas y todo aquello propio de una alergia primaveral), ese aroma, me llevó a hacer algo que amaba cuando era niña…me saqué las zapatillas, los calcetines y caminé por un rato “a pie pelado” sobre mi querida tierra. Cuando era niña...¿recuerdas que te lo conté un día?, me gustaba mucho hacer esto, era casi una prohibición de mis abuelas, por lo típico…que te puedes resfriar, que puedes hacerte una herida en un pié, que una abeja te puede picar, etc., etc…todas razones muy válidas, pero cuando uno es chico, esas cosas no tienen ninguna importancia frente a cumplir el deseo de hacer algo que nos gusta.

Era así, cada vez que podía, me arrancaba al jardín de la casa de mis abuelas, que era hermoso, amplio y lleno de aromas deliciosos, rosas, narcisos, fucsias, jazmines, calas, gladiolos….que belleza!, adoraba ese jardín, además había dos limoneros que daban una cantidad de jugosos limones, mmm...que rico!, caminaba descalza un rato, luego, me sentaba en la terraza, y comía limones con sal...era tan simple ser feliz, en ese tiempo.

Bueno, como siempre los recuerdos se apoderan de mis palabras…es que era tan lindo ser niña, fue una época tan mágica, ojala para mi hija sea igual…me río al decir esto, porque, cuando estaba disfrutando del contacto de mis pies con la tierra y el pasto…apareció ella, mi niña, se quedó mirándome unos segundos, luego sus ojos se iluminaron y su sonrisa hizo brillar su carita bella ¡Mami, estas a pie pelado!...yo también quiero! Y mientras decía esto, ya se sacaba los zapatos…No, hijita, no te saques los zapatos! No, no, deja de tirarte los calcetines!, por favor no te los saques, te vas a enfermar, todavía no hace tanto calor….de pronto me di cuenta de lo absurdo que era decirle todo esto a mi hija, mientras yo estaba ahí, parada en el pasto y descalza…mi responsabilidad maternal estaba enojada con mi despreocupada espontaneidad, pero que mas da?....es cierto, si yo me enfermo, nadie tiene la obligación de cuidarme, ni de amanecerse con mi tos o mis nariz tapada, solo es mi responsabilidad…pero si ella se resfría, la que se amanece, duerme poco y se angustia en exceso, soy yo. Que hacer?

Llanto, sí, llanto y lágrimas de mi hija…¿pero mami, como tu?...cuando dijo eso, sentí que era muy injusto disfrutar de mi placer sin dejarla a ella sentir lo mismo. Hablamos y le dije que podía estar en el pasto, “a patita”, dos minutos y ella dijo “si, mami, y nada más, te lo prometo”, su padre pensó que era una locura y que no podía ser que yo, que era una mujer grande hiciera estas cosas sabiendo que mi hija querría hacer lo mismo. Que latero! Dije yo, pero, entre nosotros, creo que tenía razón. Frente a su mirada de desaprobación mi hija y yo nos paramos descalzas en el pasto, por dos o tres minutos, ella se reía mucho y decía que le daba cosquillas en las patitas, fueron solo minutos pero estuvimos tan contentas…en el último instante, mi pequeña princesa, miró a su papá y le dijo, ¡papi, ven, sácate los zapatos!...el papi, puede ser un poquito cuadrado, a veces…pero no se puede resistir a la dupla mamá e hija, ja ja!. Si, terminó en el pasto a patita pelada con nosotras.

Fue un momento muy lindo, todos estos días han sido muy hermosos, unas pequeñas vacaciones, llenas de cariño, regaloneo, tranquilidad y alegría. Sé que tengo que cuidar a mi hija, preocuparme por su salud y bienestar, como siempre lo hago…pero también quiero enseñarle a disfrutar de las cosas pequeñas, de los momentos especiales, de la tierra y del sol, de la locura en gotitas, gotitas que llenan la vida y que la hacen especial.

2:02 a. m.

Palomas al vuelo...

Era tarde...muy tarde. Esos momentos de la noche en que solo queda ir a dormir, lo quieras o no….pero apareciste tú.

Y no hay detalles que dar…me bastas tú, que estés aquí, que pases por aquí, aun si es rápido, aún si es, un “tiempo compartido”…extraño dijimos, especial, sí, también lo es… algo nuevo. ¿Nunca antes lo habías vivido?, no….y tu? No, tampoco yo…..pero es bello, sí que lo es! Es atrayente, si, también lo creo…Lo dejamos así?

No puedo decir más, no ahora, prefiero decírtelo luego….cuando sea el momento. Se lo diré algún día, a tu rostro bello, a tu mirada dulce….a tus labios húmedos.



Luego a solas, sin nada que perder
tras las manos, va el resto de la piel
un amor por ocultar
y aunque en cueros no hay donde esconderlo
lo disfrazan de amistad
cuando salen a pasear por la ciudad

Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras del suelo
mujer contra mujer

Mujer contra Mujer, Mecano.

1:07 a. m.

El viento no es viento...

Hoy me miro….no necesité espejo, ví lo que tengo y se, que lo que tengo es lo que amo…pero también se que quiero mas y que peligra mi sensatez, peligra en tu voz, en tus palabras, agonizan mis deseos, tanto como mis manos caen, extenuadas mis ansias de tenerte, cansados mis labios de no besarte, sedientos mis pechos de tus caricias, muriendo mis piernas por enredarse en ti…Como llegaste? De donde viniste? Porque te paras frente a mi?

Y la razón me dice, me grita….deja que siga, deja que se vaya…..vamos! déjalo pasar…y yo…que hago yo? Sí, te dejo ir, te veo pasar desde lejos, pero corazón y razón jamás están de acuerdo, viven una lucha constante, el primero quiere perderse en tu amor, embriagarse en tu aroma, ver enloquecer tu pasión y la mía para morir bajo tu cuerpo….nada le importa y galopa desbocado hacia ti.

La razón... Doña razón me llena de sermones, me llama a tierra, me dice que no está bien, que no hace falta, que tengo lo que necesito, lo que quise siempre, que esta locura desentona con mi “habitual equilibrio”, ese que todos ven o creen ver, que no es necesario sentirse perdida por un amor, por un deseo,
por una pasión….y yo le pregunto a esta señora odiosa…¿acaso usted jamás ha querido sentir y solo sentir?

Intento sobornarla, la rodeo con mis brazos, le susurro tus palabras, sí...esas,las mismas que yo amo, casi logro quebrantar su seriedad, casi asoma en su rostro serio un esbozo de sonrisa pícara, casi siente su imperturbable rostro enrojecer….y cuando está así, débil, casi a punto de entregarse a mi sentir y mientras yo espero por su aprobación para caer en tus brazos, ahí, justo en ese instante...su rostro vuelve a ser el mismo, se torna de nuevo seria, inquebrantable, imperturbable.

Esta lucha de poderes distantes, esta amenaza de fuego constante, este ardor de mi cuerpo, que se vuelve inagotable, llena, cansa, agota…Y cuando se me agota el brillo, cuando me siento opacar por razones y certezas….vuelvo a escuchar ese canto, ese canto que no dice nada, ese canto que no quiere querer, que no quiere razonar, ese canto que solo fluye, que se deja hacer, que se vuelve hoja, tallo, pluma, pétalo y se deja mecer por el viento, pero el viento no es viento…..el viento eres tu.

2:54 p. m.

Once sentires para un once


Si hoy, tu alma está entre nubes y tu corazón llora igual que nuestro cielo, por lo vivido en “carne y alma propia”, humildemente te dejo estos once “sentires” que mis manos escriben…

Te contengo, te abrazo,
te beso, te arropo, te cuido, te comprendo,
te escucho…es mas, te oigo, te acompaño,
te doy mi mano, te respeto.

Este mundo, donde me visitas, es un mundo inventado, una forma de sacar los dolores, las alegrías, los amores y los desamores, los sentimientos que están y los que no…es un mundo de mucha fantasía.
Pero mi mente y mi alma no dejan de ver y recordar realidades y mi corazón también se nubla con el dolor de otros.