3:10 a. m.

Respirando otra vez...

Hay momentos, en que el cariño obliga, de manera muy dulce, por cierto...a hablar.

He estado absolutamente ausente de este pequeño gran universo y al ver mi correo he sentido el cariño y la preocupación sincera, de algunas personas que aún no llego a ver frente a mí, pero que sin embargo, considero “mis amigos”.

Ocurre así, de la nada y cuando todo parece en calma…que la vida decide tomarnos por los hombros y sacudirnos con fuerza...y en ocasiones la fuerza es tanta, que duele y nos toma un tiempo reaccionar, de hecho...creo que recién lo estoy haciendo. He pasado por muchas cosas dolorosas y difíciles en los 33 que cargo, pero sin duda, nada se puede comparar a sentir la impotencia, el miedo y el dolor de ver sufrir a mi niña.

Mi pequeña princesita sufrió un accidente serio, una quemadura con una taza de te, que su madre pensaba tomar...Y juro, que aún después de una semana, el sentimiento de culpa me oprime el pecho y me hace llorar. Durante estos días, me han repetido mil veces...”pudo ser peor”, y es cierto. Sin embargo cada vez que escuché esta frase pensé, que cuando se trata de nuestros hijos, lo que están viviendo se siente como “lo peor” y definitivamente y de manera bastante egoísta quizás...nada más cuenta.

Como padres, nos cuesta visualizar que hay cosas mucho mas graves, porque cuando ves sufrir a un hijo, cuando llora por que siente dolor y está asustado y tus brazos y tus palabras de amor no consiguen mitigar ni un granito, ese dolor y ese miedo...en ese instante, nos sentimos absolutamente abatidos, desesperados y asustados, tanto que quizás llegamos a sentir mas miedo que nuestros propios pequeños, porque no logramos darles, lo que por naturaleza nos brota...protección.

Hoy quise escribir, porque recibí importantes muestras de cariño y preocupación por mi ausencia y porque mi hija logró recuperarse en un tiempo increíblemente corto de una lesión de gravedad. Al comienzo los diagnósticos hablaban de diez o quince días y ella lo logró en siete...por eso sus médicos la llamaban “Martina la valiente” y ella, al igual que sus papás, se siente orgullosa de ello. Ahora solo queda la fase mas larga que es cuidar su piel con las cremas adecuadas por un período largo de tiempo.

Y me cuesta describir como nos hemos sentido como padres, en estos días...se nos movió el piso y de que forma...sabemos que reaccionamos a tiempo, que hicimos lo correcto, pero aún así, inevitablemente, como mamá...hoy me sobran miedos y cuestionamientos.

Pasamos los días queriendo y deseando ser buenos padres, siento que la mayoría de nosotros intentamos de verdad lograr el equilibrio en esta tarea de vivir, ser buenos...como seres humanos, como hijos, como amigos, como pareja y amantes, como madres y padres para nuestros hijos, educarlos bien, con un gran cariño, con un infinito amor, pero también con cierta firmeza, para lograr un fin mayor que ningún otro...tener grandes y bellos seres humanos. Pero, y que pasa si en el camino de esta tarea, algo les pasa a nuestros hijos? Es nuestra misión cuidarlos y velar por su seguridad y bienestar, entonces, cuando a un hijo le ocurre algo tan grave, estando al lado tuyo, que queda? Como la protejo de todo lo que hay fuera de nuestra casa? Como la cuido cada segundo de vida que no está a mi lado? Como superviso que no se acerque a cada potencial peligro que la rodea en su entorno? Y preguntas como éstas, dan vueltas por miles en mi cabeza, cada noche...el miedo a que le vuelva a pasar algo terrible, me persigue y atemoriza.

No dejo que ella lo note...en realidad no dejo que nadie lo note, pero mañana volverá a su jardín infantil, porque se, “que así debe ser”, que la vida debe volver a su normalidad, porque ella está tan feliz y alegre como siempre, llena de inquietudes, de preguntas, de caprichos, de sonrisas, de besos dulces, de fortaleza, de amor, de ternura, pero aún así...soltar su mano mañana, será un gran desafío. Si siguiera mis cobardes impulsos, la dejaría conmigo para siempre, a mi lado a cada instante, de mi mano, abrazada a mi, acurrucada en mi pecho, durmiendo conmigo…pero, no, no puedo ni debo hacer eso, así que seré fuerte y la dejaré en su jardín.

Esta noche siento que estoy respirando todo el aire que necesito, otra vez...porque durante siete días, no hice mas que mirar el mundo a través de sus ojos, conseguí reír de verdad, solo cuando ella lo hacía...aunque para ella siempre tuve sonrisas y juegos. Dormí a ratos, vigilando su sueño y lloré lo que tuve que llorar, cuando ella dormía profundo, porque mi hija necesitaba a su mamá alegre, fuerte y con una caja de entretenciones para ella, porque tuve que mantenerla lo más quieta posible y eso, tratándose de mi niña bella...es una tarea complicada.

Hemos superado un golpe duro y nadie sabe, cuantos mas pueden venir. Solo puedo agregar que nunca el amor y los cuidados que les damos a nuestros pequeños, serán suficientes, que no hay que darles “solo el tiempo necesario”, cuando se trata de jugar con ellos, de decirles cuanto los amamos, de compartir, de correr por el pasto, de hacer pasteles de barro, de jugar a la pelota o simplemente...de abrazarlos, porque somos tan pequeños en el universo, tan indefensos frente a los hechos y tan impotentes frente a las consecuencias, que cada segundo de vida cuenta, para que ellos sepan que aunque los papás no siempre podremos quitarles el dolor o el miedo…estaremos ahí, tomándoles la manito con fuerza, secándoles las lágrimas, hablándoles al oído para intentar calmarlos, cantándoles alguna de sus canciones favoritas, leyéndoles uno de sus cuentos preferidos, haciendo payasadas para hacerlos reír o sencillamente...viéndolos dormir, porque...los amamos.





Un beso para quienes estuvieron pendientes de mi silencio, gracias…el cariño es mutuo.


2:13 a. m.

Rayitos de Sol...




Ayer por la tarde, caminaba como todos los días de regreso a mi casa, después de ir a dejar a mi hija al jardín infantil, cuando doblé aquella esquina, me quedé (como siempre) admirando ese patio lleno de rayitos de sol de todos colores…me encantan esas flores! De colores vivos y siempre felices enfrentando hasta el sol más implacable, por que, han de saber que...hay soles así.

Mientras admiraba la intensidad de esas florcitas, apareció don Manuel, el jardinero a cargo de los parques del sector donde vivo, es un hombre especial, algún problema sicomotor, lo limita un poco para caminar y hablar con normalidad, quizás por eso, es que la mayoría de los propietarios, no le dirigen la palabra ni lo saludan con simpatía.

Es triste, pero así reaccionan algunos seres humanos, enfrentados a gente distinta y especial…afortunadamente, yo no :). Desde que vine por primera vez a ver mi casa, cuando estaba en construcción, vi a don Manuel, un hombre de sonrisa fácil y muy amable, con 37 años de oficio, goza realmente de su trabajo. Por eso hemos conversado en varias ocasiones y compartimos el gusto por las flores y plantas en general.

Esa tarde no pude evitar decirle que envidiaba lo hermosos que estaban esos “rayitos de sol”, dispuestos en tres o cuatro colores mezclados, haciendo una verdadera alfombra en las esquinas de ese jardín….”cuando quiera yo le regalo algunos”, dijo el, muy amable y simpático, por supuesto le dije que si, que si el quería darme algunos, yo estaría feliz, pero no quería comprometerlo con algo que pudiera ocasionarle problemas, conversamos unos instantes mas y nos despedimos como siempre, con una sonrisa (y parece que esa...es la clave).

Cuando ya me había alejado un poco, me llama y dice “damita, cual es su casa”?...“justo al medio del pasaje” dije, sin darle el número exacto, porque pensé que olvidaría su generosa propuesta y porque no quería que se sintiera obligado.

Y bueno, hoy por la mañana abrí la puerta para sacar al sol a mis loritos y que encontré?....un montón de rayitos de sol de todos colores, muchos de ellos!! ordenadamente apilados en mi antejardín.

Mi hija salió detrás de mí y cuando los vio dijo: Uy mamita!! Y de donde salieron esas florcitas!! Que lindas mami!!... y saltaba de alegría (también le gustan las flores), mi respuesta la hizo sonreír...


"Magia, chiquita...magia".



Nos gusta cantar y bailar este tema, con el pelo desordenado y riéndonos mucho...."Every little things she does is magic", obvio!...The Police.


2:47 a. m.

Dos...

Hace un par de años, que lucho contra una insolente cana plateada entre mis ondas oscuras...


A partir de hoy y a pocos días de mis 34...lucharé contra dos...


Asumir...Maldición!...asumir




Mmmm......me voy a sumergir en "Wise Up" con Aimee Mann...



1:54 a. m.

Tu...si, si...tu

My handsome Prince - Delen



De pronto me hace bien, verte sin capa y espada...sin el caballo blanco, ni el traje azul...más bien gris. Cuando eso pasa, solo te veo así...hombre, mortal, imperfecto, torpe...

Entonces me doy cuenta, que idealizar cuesta caro, pero que sin imaginación y algo de magia, la vida es plana, común, silenciosa y predecible, y que así...no me gusta.

Entonces...está bien, eres un hombre común y corriente, jamás me defenderás de dragones que amenacen la torre de mi castillo, no me besarás para despertarme de un sueño eterno, no me buscarás por todo el reino para probarme el zapatito de cristal...ni me llevarás contigo cuando diciembre cumpla su quinto día...no, ya se que no.

Nada tienes de aquellos apuestos y galantes príncipes de los cuentos de hadas, ni mucho menos de esos nobles caballeros de armadura, que luchaban no solo por sus ideales, si no también por el amor de la mujer de sus sueños...mmmm, no.

Y entonces...que tienes para mi? Y que susto si la respuesta es “nada”...que cantidad de suspiros y besos regados en el aire...mas bien perdidos, no?. Y que decir de las palabras? Cientos, miles, millones de ellas desfilando frente a ti a diario...recorriendo enormes distancias, acompañándote incluso allá...donde el sol se vestía de oro...tanto camino hecho en vano. Que pasaría con todas las risas que acompañaron los cafés...también estarían perdidas? Y los otoñales árboles hubieran acompañado nuestros pasos...por nada?

Será que hay princesas que no buscan apuestos príncipes, sino tan solo, simples y torpes mortales?...Será que aún sin capa ni espada, incluso sin el blanco corcel, sin armadura ni belleza impresionante…me gustas?


Y la respuesta carece de sentido común, de lógica, de cordura...pero no de magia...



Mas suave y dulce en la voz de Eva..."Fields of gold".

11:52 p. m.

Breve


Así fue el encuentro, breve como estas líneas…plagado de latidos de su siempre inquieto corazón. Y ella te dijo entre risas…que latía por ti.

Y tu?...tu siempre guardas un apropiado silencio, interrumpido solo por la mueca de sonrisa que dejan escapar tus labios…tus labios mezquinos, siempre algo asustados… de la propia locura que son capaces de desatar…

Y en ese pequeño espacio entre ustedes, bajo el verde brillante de árboles soleados…ella te robó un beso, tan pequeño y delicado como estas letras, como todas las que suele escribirte.

Ella te robó un beso breve…y luego sonrió…



Y hoy...hoy te costó tan poco herirla...sabrás que le dolió?...sabrás que para ella no hay otro... sabrás, que si tuviera solo cinco minutos, una sola noche en esta vida....ella los pasaría contigo?...sabrás cuanto te quiere....sabrás que hace tiempo, mucho tiempo...dejó de ser un juego? sabrás que tus palabras y su forma, le causaron tristeza?...sabrás, que la coca cola y la caminata...le llenaron esa tarde?


No, tu no sabes...


1:16 dice el reloj...miro por la ventana, todo está oscuro, solo unos focos tenues iluminando un terreno baldío, terminó este día, me voy a la cama con Jewel cantando "Break me" en mi mp3.


I will meet you
In some place
Where the light lends itself
To soft repose
I will let you undress me
But I warn you
I have thorns
Like any rose

And you could hurt me
With your bare hands
You could hurt me
With with the sharp end
Of what you say
But I'm lost to you now
And there's no
Amount of reason
That could save me

So break me
Take me
Just let me
Feel your arms again
Break me
I'll let you make me
Just let me
Feel your love again

Feels like being underwater
Now that I've let go
And lost control
Water kisses fill my mouth
Water fills my soul

So break me
Take me
Just let me
Feel your arms again
Break me
Make me
Just let me
Feel your love again
Kiss me once
Well, maybe twice
Oh, it never felt so nice

So break me
Take me
Just let me
Feel your arms again
Break me
I'll let you make me
Just let me
Feel your arms again
Just let me
Feel your love again

2:57 a. m.

Mis pasos desnudos

Touch of elegance - Sylph



Donde estás que no adivinas mis pasos desnudos por la escalera…

Me gusta sentir la madera en mis pies…me gusta bajar descalza y medio desnuda de noche, cuando el calor me obliga a recoger mi pelo y a buscar agua helada…

Es un juego nocturno…casi una aventura. Bajar desnuda y en puntillas la escalera, sacar agua, tirarme en el sofá, escuchar música un instante…y la música te trae hasta aquí…me llevará alguna vez hacia ti?....nota a nota me perdería en tu cama…deshojada…delirante…

Tú no estás…pero está tu silueta en la oscuridad…puedo jugar con tus manos,
fantasmas de cinco dedos que recorren mis piernas…y río, río en silencio, cosquillas, placer…es un juego silencioso…porque todos duermen…la casa duerme…tal vez también duermo y no lo se…

Y tú no estás…pero están tus manos transparentes…que no se cansan de descubrir…están tus ojos…solo tus ojos entrando en mi alma….siempre me han gustado tus ojos, amante de letras…algo dormidos, algo de fuego… Y está tu cuerpo incierto…a veces imaginado, soñado…jamás mío…nunca sabré…

Pasa un tiempo transparente…igual de fantasma que tu….y la música se termina, ya no desfilan canciones con letras creadas para nosotros, música para amantes fantasmas…con voces y pianos únicos. Se termina también el agua fría en mi vaso...ya no río, tus ojos dejan de amarme y tus manos ya no hacen camino en mí...pasa un tiempo transparente...llega un silencio gris...vuelvo a caminar en puntillas...sigo descalza y algo desnuda, un poco adormecida...subo la escalera algo inconciente...es el intenso deseo de un beso...uno eterno que te busca y que al final del juego...jamás te encuentra.

Por fin, cierro los ojos...me arropo con mis sábanas verdes...quieta...quieta...


Vuelve...vuelve a mis labios...donde estás que no adivinas mis pasos?


Mientras la casa duerme nacen estos escritos...cuando cierro los ojos y escucho la versión que mas disfruto de "Time after time"...

2:33 a. m.

Cada vez que te vas...

Una vez más, la misma escena triste...el mismo bus verde, solo que ahora muy moderno y mucho más cómodo, el mismo aire melancólico, la misma imagen… tú arriba del bus, tu cara que intenta iluminarse con una sonrisa que disfraza tu tristeza, para no aumentar la mía, lo sé. Y yo, yo siempre te miro desde abajo, intento ver tu rostro entre un mar de lágrimas que nublan mis ojos y corren despiadadas por mi cara…hace cuantos años vivimos esta misma escena tu y yo? Cuantos? Desde que tenía siete u ocho años quizás?...ya no se, solo se, que cada vez que te vas, mamá….vuelvo a sentirme de diez años, vuelvo a ver ese bus verde como un gigante con ruedas que te lleva lejos de mi. Solo que esta vez hubo algo distinto, verdad? Abrazada a mi cuello estaba tu nieta, que también lloraba sin consuelo…fue aún mas triste. Tres generaciones de mujeres que se adoran, durante años hemos vivido la misma situación, porque?....porque la vida no es siempre bella, ni siempre justa, porque la vida nos dividió los amores y parte de tus amores estamos acá y la otra está allá, en el extremo norte de esta tierra, lo mismo me pasa a mi.

Y cada vez que te vas, me pregunto si te dije suficientes veces cuanto te quiero, si nos reímos bastante, si pude abrazarte un poco más, si te regaloneé todo lo que pude, si te hice sentir mi cariño. Cada vez que te vas, siento que estuviste muy poco tiempo, que no alcanzamos a hacer todo lo que quisimos, que solo te preparé queque de zanahorias y panqueques con manjar, que me faltó el pie de limón y las sopaipillas pasadas (que te gustan tanto). Cada vez que te vas, mami, vuelvo a pensar que no es justo, que si algo me ha faltado en la vida, es tenerte, justamente…todos los días de mi vida… Y yo se, yo se que fue el destino, la vida, las decisiones…quizás erradas, quizás no, la vida mamá…la vida, yo se.

Y nunca, nuestra relación fue fácil, pasamos períodos malos, me costó entenderte mamita, lo sabes verdad? Sin embargo hoy…a tus cincuenta y cuatro y a mis treinta y tres….somos madre e hija a todo terreno no?...nos reímos mucho (nos cuesta parar de reír), podemos caminar horas sin cansarnos, suspiramos con las mismas películas románticas y nos prestamos libros de un lado al otro…nos deleitamos viendo los rasgos perfectos de Jude Law en la pantalla, mientras saboreamos helado de lúcuma con frutillas y galletitas...placer culpable el helado y solo placer, sin nada de culpa...Jude Law, jaja! Admiramos a los mismos buenos actores y actrices. Nos cuesta comenzar el día, sin un café y queso fresco y podemos consumir miles de bolsitas de te verde al año….nos gusta ponerle cascaritas de naranja al agua de menta en invierno y podemos tomar litros de agua mineral mientras andamos por la calle caminando en verano. Nos encantan las sandalias y los aros originales y “cachurear” en barrios entretenidos de Santiago, nos gustaría ir a cuanta obra de teatro, recital y exposición que se presente…pero no podemos hacerlo muy seguido, tenemos un humor increíblemente parecido y nos basta mirarnos y hacer una seña, para morir de risa (como nos pasó con el “joven refrescante”…jejeje).


Te quiero mami y seguro que intuyes que a esta hora estoy escribiendo para mi blog, pero no creo que sepas que hoy te estoy escribiendo a ti…no se si lo leerás, no se si te he dado la dirección de mi blog (creo que una vez lo hice) y se, que en tu gran respeto por “mi metro cuadrado” (gracias ma), nunca me pedirás que te la dé, pero estas letras, el corazón y las lágrimas que se me escaparon mientras te escribía, son todas tuyas hoy...así que prepara los pañuelos desechables...aunque seguro también te vas a reír.

Que mas te digo? Te amo mami, te quiero demasiado, me diste un Octubre maravilloso, me ayudaste a organizar el desorden de mi casa nueva, me regalaste cortinas hermosas, el viejito pascuero que me trajiste es adorable y seguro me hará llorar a mares en Navidad. Te quiero mamá y cada vez que te vas, siento que no debe ser así, se que llegará el lunes y tu estarás solita allá y yo acá, se que nos llamaremos por teléfono a cada rato y que cada vez que salga y camine por donde anduvimos se me llenaran los ojos de lágrimas...si, hasta que mi sensibilidad vuelva a niveles aceptables...porque al fin y al cabo, cuantos años llevamos en esto?...muchos, cierto y aún así no me acostumbro.

Y ahora está mi niña...tu nieta, que no deja de acordarse de su “abu”, que en las noches me dice “quiero que mi abu, se despida de mi” y ella no sabe...que se me arruga el corazón, cuando lo pide. Mi hija te ama, mamá y yo...yo te quiero aún mas, por eso.


Y ya!...los lagrimones gordos y salados, son señal de que ya me limpié esta tristeza…al menos por hoy. Cada letra y palabra, cada vez que te he dicho que te quiero, me hacen sentir mejor, no queda mas que levantar la cabeza y respirar profundo, “hay que ser valiente mi niña”…así me decían mis abuelas, cuando de niña lloraba porque te extrañaba tanto...y he sido valiente, verdad que si? Pero aún así...cada vez que te vas...vuelvo a tener diez años y veo otra vez a ese gigante con ruedas que te aleja de mi...


Te quiero mamá, te quiero mucho.