2:06 a. m.

Mayo 5

Noche, tarde, noche…muy noche…

Abro ese correo
Confesión
Búsqueda…


Apasionado hasta en las comas, los puntos, los espacios...Sediento, como tus manos.

Y admiro a este hombre, tan hombre, tan...hombre. Que de día ejerce, serio y tan compuesto, que viste colores sobrios y corbata y se sienta tras esa enorme mesa, concentrado, a trabajar. Hasta que hace una pausa y recuerda mi nombre…hasta que hace una pausa y lee, hacia atrás…Y entonces brotan sus ganas, arropadas en letras y deja la corbata y la usual compostura a un lado, ya no hace falta… conmigo no.

Y lo leo, lo leo…lo disfruto, lo siento…cierro los ojos, lo huelo…cada letra, formándose ante mis ojos, cada palabra de fuego nacida para mí…Me gusta, me gusta tanto…

Solo que no eres tú
No eres tú
No eres tú…jamás eres tú.

Y podría ser perfecto, delirante gozo…pero no eres tú.


Que no soy clara? Poco importa, hoy no quiero.
(Hoy me picas, despiadadamente…hasta el deseo, hasta las ganas y esta boca mía, vacía de besos…)



Mayo 5, 2010