2:38 a. m.

Soñe que me besabas



Hoy todo ha sido un sueño, de esos sueños en que te sientes tan cómodo y feliz que quisieras seguir soñando indefinidamente, pero tal como en los sueños, la felicidad pasó demasiado rápido, te has dado cuenta que la felicidad siempre tiene prisa?, nunca se queda mucho tiempo, solo pasa, te toca, te enloquece por instantes y se va. Así paso hoy, desde que salí de mi casa, hasta la bajada en Alcántara, todo parecía un sueño, ni siquiera estaba nerviosa, como si te hubiese visto hace unos días, pero no eran días, eran años y de pronto estábamos ahí, tu y yo, mirándonos y sonriendo...y mientras te miraba o quizás cada vez que te miraba, no podía evitar recordar cada vez que nos hemos escrito o dicho "te quiero", cada una de las miles de veces que te he "confesado mi amor", cada ocasión en que llegamos a excitarnos al máximo, solo con palabras, solo con nuestra imaginación. Lejos de sentirme incómoda o avergonzada, me sentí cerca, muy cerca tuyo, sentí unos deseos enormes de abrazarte, de tomarte la mano, porque no? sentí muchas ganas de caminar largo, largo, tomada de tu mano, creo que hoy no quería mas que eso.
Fue delicioso estar frente a ti, sentada a tu lado, rozar tu pierna con la mía, tomar tu mano con la excusa de "tener frío", pero fue una prueba dura para mi esencia, porque cada ínfima parte de mi ser quería besarte y abrazarte una y otra vez, llena de excesos yo, en mis pensamientos y en mis deseos...no solo besos, quería llenarte de caricias, de esas caricias que siempre te hago en sueños, de esas caricias que te envío cuando pienso en ti en las madrugadas sentada frente al computador, mientras te escribo, muchas veces pensé, que sentiría si estuviera frente a ti, pensaba que quizás este amor estaba en mi mente y no en mi alma, que los deseos eran producto de una fantasía que yo cree, pensaba que, si esto que yo sentía no era real, al estar frente a ti esa magia se esfumaría, ese deseo de amarte se iría por el aire y no volvería a sentirlo...y para ser honesta, eso podía ser hasta "conveniente", porque quererte como te quiero es preocupante. Y bueno estuve a tu lado, te miré de cerca, sentí el calor de tu cuerpo, tu aroma...y mi amor y mis deseos hacia ti, lejos de volverse "nada", se hicieron aún más reales, mas fuertes, latentes, ardientes, tanto que dolía.

Que fuerte es decirte todo esto, me nace del alma, es cierto, pero se que tu no lo sientes de la misma forma, porque la enamorada soy yo. Hoy me besaste, pequeño, dulce, suave, pero beso al fin. Quizás para ti solo un besito, pero como acostumbro desnudarme ante ti, al punto de quedar absolutamente indefensa, te diré que amé ese beso, lo amé y lo odié por poco, por corto, por delicioso, por suave, por que me gustó demasiado, porque me hizo sentir que te quiero y que podría quererte aún más, porque hace cuanto, cinco años? que solo me besan "sus labios" y a pesar de amarlo mucho, ese beso tuyo me hizo sentir ese cosquilleo tan rico de los primeros besos de amor que nos damos cuando somos adolescentes enamorados, porque tu beso de segundos logró excitarme y en esos segundos y en esa estación del Metro te hubiese desgarrado la ropa y te hubiese atrapado con mi boca, con mis brazos, con mis piernas y hubiese pegado mis pechos a tu pecho, para hacerte el amor, con este amor que inspira, que acecha, que seduce...con este amor que duele.

3:26 a. m.

Enfrentando los Miedos

El Transantiago tomó Pajaritos a buena velocidad, tengo que llegar al Metro Las Rejas, desde ahí a Los Héroes y luego bajarme en la estación Patronato, caminar cerca de una cuadra y estaré en la Clínica.

A la misma velocidad del bus, van mis pensamientos…”El PAP, salió alterado”, “te debes hacer lo antes posible una colposcopía”, “hay que descartar”, diferentes frases que solo me llevan a una palabra “cancer”. El frío que siento por dentro, se vuelve ligeramente tibio cuando revivo el abrazo de mi hija antes de salir de la casa, “Que te vaya bien mami”, y me tiró muchos besitos desde la reja del jardín. Le hice chao con las manos y el corazón apretado, hasta que ya no la veía, solo notaba sus deditos apoyados en la reja.

En mi cabeza se agolpan ideas, unas mejores que otras, pero la mayoría malas. La ansiedad del resultado del examen, el miedo que tengo al saber que encontrarán y como será el tratamiento, podré quedar estéril?, cosas que de ninguna forma sabré hoy. Repaso mentalmente lo que le encargué a mi mamá de la feria (por si olvidé algo), le pedí especialmente que no le soltara la manito a mi niña. Dentro de la maraña de pensamientos, inquietudes y miedos, surge lo mas importante y a la vez lo mas trivial: no olvidar el “huevito con sorpresa”, que me pidió mi hija.

El bus ya está cerca, cinco minutos más y estoy en La Rejas. Bien, ya veremos, fuerza

11:18 p. m.

Aquí vamos


No hay plazo que no se cumpla y mañana es el mío….tengo que hacerme una colposcopía, para determinar si hay solo una inflamación de los tejidos, alguna lesión en el cuello del útero o algo mas, ni siquiera quiero mencionar ese ”algo mas”. Aunque el ginecólogo me tranquilizó un poco, la verdad mientras no sepa el resultado de este examen y de la biopsia, en caso de tener que tomar una, no podré estar en paz. Quizás ni siquiera pueda estar tranquila hasta saber que tengo y como se debe tratar.

Estoy nerviosa y asustada, pero para no asustar a quienes me quieren, me estoy haciendo la valiente y trato de parecer mas serena de lo que en realidad estoy.

No quiero estar enferma, de nada…obvio nadie lo quiere, pero yo soy tan feliz de vivir, me gusta la vida, me gusta la alegría de estar sano, era tan rico decir, “tengo treinta y dos años y soy súper sana”.

No quiero adelantarme a los hechos, pero prefiero tener en la mente la posibilidad de tener “algo malo”, porque si voy con la esperanza y la confianza en que esta todo bien, el shock de escuchar una mala noticia me dejará por el suelo.

A quienes me quieren, les pido cada día y noche que me acompañen…aunque justo son esas personas a las que nunca les he contado que escribo en mi blog.

Los quiero y espero estar bien

6:37 p. m.

Esa frase que nadie quiere oír


Cuando llegué, esa tarde a retirar mis exámenes y vi que había una nota manuscrita adjunta a mi PAP, pensé inmediatamente que se trataba de algo malo, esa idea loca que siempre ha rondado mi mente cobró absoluto sentido (siempre he pensado que moriré joven y eso me aterra). Entonces la señorita del mesón me dijo que debía consultar con la enfermera jefe antes de entregarme mi examen. Me asusté pero esperé tranquila y cuando la vi venir de vuelta con el sobre, me sentí mas tranquila, incluso bromee con ella y le dije “me asustaste”, ella sonrío levemente mas pareció una mueca de pena…

Significa que debe ver con urgencia a su ginecólogo, ¿de que urgencia hablamos?, lo antes posible. ¿Pero hay algo mal?, le repito que tiene ver con urgencia a su médico…..tajante la enfermera a cargo del laboratorio. Ante mi insistencia solo se limitó a decir esa frase que nunca quisiéramos escuchar: “Hay que descartar un posible cáncer”, pero tranquila….¿Acaso podría yo quedarme tranquila?, imposible, de ahí en adelante creo que todo lo que hice hasta una o dos horas después fue mecánico, sin conciencia de mi misma y de lo que me rodeaba, con angustia y tristeza. Lo único que hice absolutamente conciente fue apretar mas fuerte la manito de mi hija y abrazarla sin soltar las lágrimas que ahogaban mi garganta…..

Cuando murió la dulce y talentosa cantante Soraya, y al igual que cientos mujeres, me atacó el pánico por el cáncer, a los pocos días ya había pedido hora con mi ginecólogo y me había visto cuanto programa se transmitió por televisión respecto al tema y la “detección temprana”. Así fue como llegué donde mi ginecólogo, quien preguntó por antecedentes de cáncer en la familia, a lo que respondí que no habían (luego me enteré que mi abuela había tenido un cáncer Cervicouterino incipiente), pero que se trató con buenos resultados.

Bien el médico solicitó los exámenes típicos para un control anual un PAP, que él mismo tomó en la consulta y dos Ecos, Mamaria y Transvaginal. Ese mismo día dejé mi muestra de PAP en el laboratorio, la que debía estar lista dentro de cinco días, tres días después me fui a realizar mi eco mamaria, y la profesional que la tomó, me dijo que estaba todo bien y que este examen estaría dentro de cinco días. Como debo andar con mi pequeña hija porque no tengo con quien dejarla, traté de buscar una hora para mi siguiente examen para un día Viernes, donde mi marido podría quedarse con ella, no encontré sino hasta dos semanas mas tarde, pero en realidad no me apuraba en ningún caso, pues estaba tan segura de que saldría todo bien, porque me controlo cuando corresponde y además siempre me autoexamino los pechos. Bueno en espera del día de mi eco transvaginal, no quise ir especialmente al centro médico a retirar el PAP y la Eco anterior y solo lo hice este Viernes 16, porque debía ir a comprar un regalito para el día del papá a mi marido y el centro médico queda muy cerca de donde andaba. Afortunadamente lo hice, porque según la enfermera me estaban tratando de ubicar hace días y no conseguían hablar conmigo, extraño puesto que cada vez que dejo un examen en dicho laboratorio me piden el teléfono de mi casa y lo anotan en la misma orden….en fin me habían llamado a un numero de mi antigua oficina y no se donde mas, pero no a mi casa, supongo que habrán extraviado el número. Probablemente si se hubiese tratado de otra situación hubiese reclamado a quien correspondiera ese error, pero la noticia que me dieron me dejó tan mal que no tuve fuerzas para nada, solo para salir de ahí pronto y, eso sí, con la increíble capacidad que tenemos las mujeres de enfrentar las cosas, aunque el dolor te esté estrujando el alma, llamé para pedir una hora para el Lunes con mi medico. Luego me encaminé hacia un supermercado Lider, donde le compraría algo a mi marido, tal como estaba programado…mi hijita me pidió un super ocho, pero sosteniendo mi papel de mamá, le dije que hacia muy poco rato se había tomado la leche y había comido galletas, así que “mas tarde te compró algo rico en el super”. Apreté su manito y caminé, caminé, rápido, pensando y sintiendo miles de cosas, con unas ganas de abrazar a mi marido, a mi tía (que es como mi madre), a mi mamá, a mi hermano y ponerme a llorar desconsoladamente…es que es tan fuerte que te hablen de cáncer, es tan horrible el rollo que te pasa por la cabeza, porque solo pensaba que haré?, como puede ser, si mi PAP anterior estaba bien?, si me pasa algo, quien cuidará a mi hija como yo lo hago?, estaba muy nerviosa, mi respiración acelerada, ya estaba dentro del supermercado, pero no veía nada ni a nadie, solo quería llamar a mi tía o mi mamá para contarles, pero tampoco quería entrar en llanto ahí, con mi hija al lado y no quería alarmar a mi marido porque estaba en el trabajo…parece que no perdía tanto la conciencia, después de todo, por lo menos tuve claro que no quería causar dolor ni pánico innecesario, no todavía…..

De seguro la angustia se me notaba en la cara, porque después de unos minutos me percaté que dos guardias me miraban y me seguían con la mirada, hasta que no aguanté, tomé el teléfono y la primera en recibir mi miedo y mi tristeza por teléfono fue mi tía, “tranquilízate gordita”, dijo ella, cálmate, léeme lo que dice el resultado, quizás no es lo que piensas. Claro, ella no sabía que yo ya había llamado al Pediatra que atiende a mi hija desde que nació y que es un encanto de persona conmigo. Ya le había leído el resultado a este médico y me había dicho que debía ir sin falta el Lunes y si era posible tomar ese mismo día todos los exámenes necesarios, tanto la repetición del PAP, como una probable colposcopía (examen para detectar posibles lesiones intraepiteliales del cuello uterino), fundamental para la detección del cáncer de cuello uterino. Con estas palabras de un médico, la verdad es que mi tía y mi madre diciéndome “quizás no es lo que tu piensas”, perdían toda fuerza y razón. Mientras hablaba con ella, no aguanté las lágrimas y a pesar de su amor incondicional y de sus palabras calmadas, sentí miedo, mucho miedo. Entonces corté el teléfono prometiendo que llamaría cuando llegara a mi casa y en ese momento mi hija me hizo reaccionar y volver a la tierra cuando me preguntó ¿mamita porque lloras?, que te pasa mami?, “nada mi vida solo me dolió la guatita” y ella con esos gestos de amor que nos roban hasta el alma, me hizo “nanai”.Creo que ahí volvió mi alma al cuerpo…justo cuando un guardia amable, se acercó y me preguntó Sra. Le puedo ayudar en algo?, solo me sequé las lágrimas y le agradecí su ayuda, diciendo que había recibido una mala noticia… y comencé a buscar el regalito del papá.

Luego, cuando venía de vuelta a mi casa, abrazada a mi hija en un colectivo, lloré un poco, pero sin que nadie lo notara, es que la tristeza es muy grande, el miedo muy profundo, el cielo muy negro y las horas harán que inevitablemente llegue el Lunes.

3:37 p. m.

De Amor y Recuerdos


Bueno se suponía que yo esta noche estaría con insomnio producto de los nervios que me provocaría volverte a ver....pero no, no estoy nerviosa ni con insomnio, pues no nos veremos. Solo tengo frío, te extraño y me gustaría estar acurrucada en tus brazos, parece que esta noche te quiero mucho, mucho, con ese amor loco e irrespetuoso que me ataca de pronto, ese que no respeta mis horas de sueño, ni mi cansancio, ni el horrible dolor de espalda que he tenido desde hace horas. Con sueño, frío, cansancio y dolor de espalda, estoy aquí, te pienso, te escribo, te mando besitos (que no te daré) a la distancia, con la convicción de que si te pienso mucho, intensamente y con mucho cariño, este amor hará que tu sientas todo esto que nace para ti, que quizás aun dormido, pueda entrar en tus sueños y regalarte una caricia o un beso.

Creo que de veras te quiero, porque últimamente pienso mas es ti con ternura que con deseo, la mayoría de las veces solo me conformaría con estar entre tus brazos un rato, aun sin besarnos, sin hablar, sin sexo, solo estar juntos, solo mirarnos y recorrer los detalles de nuestras caras con las miradas, para poder grabar esos detalles en la memoria, porque es probable que este sea uno de esos grandes amores que nunca se concretan, que viven dentro del alma, pero dormidos eternamente, esperando, solo esperando que algún día la vida les de una oportunidad de vivirlo.
Uff!!!, se me vino el romanticismo a full, bueno así soy yo, eso sí, es peor desde que te apoderaste de mi frágil corazón, desde que decidiste mandar ese mensaje un 27 de Marzo, siempre me pregunto porque me volviste a escribir?, me tuviste en mente durante el tiempo en que no estuvimos en contacto?, donde encontraste mi correo?...

Tu siempre estabas en mi cabecita y lo único que tenía de ti, era una casilla de correos de chile que me diste cuando almorzamos un día en Bilbao con Tobalaba, te acuerdas? esos almuerzos nuestros eran muy ridículos, tengo la impresión de que nunca comíamos tranquilos, porque siempre nos gustamos y era como raro eso de comer mirándonos, pero sin querer mirarnos mucho, no se tu, pero yo igual me ponía nerviosa....como cuando sales con el pololo por primera vez a comer y piden un completo.....que incómodo, como te comes algo así de manera femenina y glamorosa!!!, todo un desafío....La única vez que salimos a almorzar cerca de la oficina, creo que fue la única, yo pedí Fetuccini con salsa alfredo y cuando le ponía mucho queso rallado (que a mi me encanta), recuerdo tu cara....me dijiste que no te gustaba el queso, para nada, yo pregunté como te comías entonces una pizza, porque a mi me fascina todo lo que tenga queso, soy medio ratona....
Bueno amor, nuevamente es tarde y tengo sueño, me gustaría ir a dormir contigo, solo para hacerte cucharita y darnos calor, estoy helada. Te quiero, mucho, mucho, adoro este amor por ti, después de todos los años en que han pasado bastantes amores y hombres, este amor mío debe ser sin duda el mas puro, el mas blanco, no te veo, no te toco, no hay miradas, no hay besos, no hay sexo, no compartimos nada de la vida diaria, solo este espacio en la red, una línea telefónica y un pedacito de corazón...y aun así se que es amor.

4:10 a. m.

Despierta Amor



Doce de la noche, hace rato que tenía ganas de montarme sobre él, solo lo acaricié varias veces, se notaba cansado y no quería presionarlo, incluso en un momento se quedó dormido, yo lo miraba pensando como despertarlo con sexo…..pero se veía tan cansado.

Doce y cinco, lo desperté suavemente, le hablé despacio, recordándole que tenía que bañarse y que ya era muy tarde, estaba medio dormido…..yo solo rocé entre sus piernas, sobre el jeans, mientras le hablaba para despertarlo bien, las noticias sobre los desmanes de los estudiantes, llamaron nuestra atención por unos minutos y él terminó por abrir bien los ojos, aprovecho para acariciar su cara y besar suavemente sus labios, él dice con flojera “que lata ir a bañarme ahora” y siempre alerta yo propongo “si quieres te saco la ropa y te jabono el cuerpo”….mi oferta es bien recibida, con esa sonrisa pícara y calentona.

Me fui de inmediato a los pantalones, sacando cinturón y bajando cierre…….todo afuera………..la erección ya estaba, solo había que juguetear un poco, mmm rico, sexo oral…..lamer, chupar, saborear, suave, para que apurarse?, si yo ya estoy mojada y ardiente, me encanta hacer sexo oral, pero esta vez no pude practicarlo mucho, mi tres minutos y ya estoy completamente desnuda y montada, como diestra amazonas montando un potro salvaje y caliente, (y una vez más el sofá sufriendo las consecuencias de la calentura nocturna, si el mueble hablara…) estaba tan rico y yo estaba tan suave, cada vez que sentía sus manos recorrer mi espalda y volver a mis pechos podía comprobar la suavidad de mi piel, cada uno de los rizos de mi pelo aportaban caricias a mi espalda y eso me excitaba aun mas. Estábamos tan calientes, pareció mucho rato, pero en realidad no creo que todo haya durado mas de cinco minutos, pero muy bien aprovechados, la verdad en esta posición, montada arriba de mi hombre…el clímax no tarda mucho en venir, impulso cada vez mas fuerte mis caderas, porque así montada mis caderas la llevan…mmmmm, rico, delicioso, imposible no acabar con gemidos y gritos….que se van diluyendo a medida que el alma vuelve al cuerpo……..ese momento en que todo vuelve a ser lo que es, una pareja común y corriente que se ama mucho y yo, que después de leer mi relato parezco una puta desatada en la cama, vuelvo a ser yo, la pareja preocupada y atenta, la mamá juguetona, siempre ahí, la simple dueña de casa preocupada de todos los detalles caseros…..y mi “potro salvaje”, vuelve a ser ese hombre callado y tranquilo, trabajador y mas bien conservador. Después de todo, todos tenemos nuestro “lado b” y quizás ese sea el secreto para un amor siempre vivo.