4:10 a. m.

Despierta Amor



Doce de la noche, hace rato que tenía ganas de montarme sobre él, solo lo acaricié varias veces, se notaba cansado y no quería presionarlo, incluso en un momento se quedó dormido, yo lo miraba pensando como despertarlo con sexo…..pero se veía tan cansado.

Doce y cinco, lo desperté suavemente, le hablé despacio, recordándole que tenía que bañarse y que ya era muy tarde, estaba medio dormido…..yo solo rocé entre sus piernas, sobre el jeans, mientras le hablaba para despertarlo bien, las noticias sobre los desmanes de los estudiantes, llamaron nuestra atención por unos minutos y él terminó por abrir bien los ojos, aprovecho para acariciar su cara y besar suavemente sus labios, él dice con flojera “que lata ir a bañarme ahora” y siempre alerta yo propongo “si quieres te saco la ropa y te jabono el cuerpo”….mi oferta es bien recibida, con esa sonrisa pícara y calentona.

Me fui de inmediato a los pantalones, sacando cinturón y bajando cierre…….todo afuera………..la erección ya estaba, solo había que juguetear un poco, mmm rico, sexo oral…..lamer, chupar, saborear, suave, para que apurarse?, si yo ya estoy mojada y ardiente, me encanta hacer sexo oral, pero esta vez no pude practicarlo mucho, mi tres minutos y ya estoy completamente desnuda y montada, como diestra amazonas montando un potro salvaje y caliente, (y una vez más el sofá sufriendo las consecuencias de la calentura nocturna, si el mueble hablara…) estaba tan rico y yo estaba tan suave, cada vez que sentía sus manos recorrer mi espalda y volver a mis pechos podía comprobar la suavidad de mi piel, cada uno de los rizos de mi pelo aportaban caricias a mi espalda y eso me excitaba aun mas. Estábamos tan calientes, pareció mucho rato, pero en realidad no creo que todo haya durado mas de cinco minutos, pero muy bien aprovechados, la verdad en esta posición, montada arriba de mi hombre…el clímax no tarda mucho en venir, impulso cada vez mas fuerte mis caderas, porque así montada mis caderas la llevan…mmmmm, rico, delicioso, imposible no acabar con gemidos y gritos….que se van diluyendo a medida que el alma vuelve al cuerpo……..ese momento en que todo vuelve a ser lo que es, una pareja común y corriente que se ama mucho y yo, que después de leer mi relato parezco una puta desatada en la cama, vuelvo a ser yo, la pareja preocupada y atenta, la mamá juguetona, siempre ahí, la simple dueña de casa preocupada de todos los detalles caseros…..y mi “potro salvaje”, vuelve a ser ese hombre callado y tranquilo, trabajador y mas bien conservador. Después de todo, todos tenemos nuestro “lado b” y quizás ese sea el secreto para un amor siempre vivo.

0 piensan así...: