12:58 a. m.

La tarde del día uno



Y tantas veces repetí tu nombre en silencio

mientras inevitablemente me reflejaba en sus ojos

Tus besos, siempre tus besos...