4:27 p. m.

Abril




Llevo días manteniendo el equilibrio, la mayoría días de sol,
pero cuando llega el frío y se nubla el cielo,
la delgada cuerda por la que camino
intenta tambalearse y obligarme a retroceder.

De pronto todo está completo y correctamente ubicado,
todo según dice la “normalidad”, excepto por la inquietud
que a ratos me persigue y se apodera de una parte de mi alma
oprime un poco este corazón y hace que mi cuerpo quiera…
lo que no tiene, lo que no debe.

digo ”tranquila, es solo el frío, es por las nubes grises”…

Y esta falta de calor ambiente, se mete bajo mi piel
y amenaza con quedarse, me obliga a ir a la cama temprano,
me aleja de las letras y la inspiración nocturna
tendré que dejar dormir a la que esperaba y escribía de noche
...ya no hay por quien...
Y crear de día, con unos lánguidos rayos de sol
que no llegan a entibiar esta blanca piel mía, que siempre espera

Abril, me colmó de sentimientos y deseos
Arrancó mis alas y dolió un silencio
Abril, me hizo ver…aunque no quería hacerlo
Y he creído sentir que las alas vuelven a asomarse
Pero he creído sentir tanto… y sin embargo, me he equivocado

Ahora me quedo aquí, acurrucada en mi sillón favorito,
Envuelta en mantas, con mis largas calcetas a rayas,
algo pálida, algo torpe, con mi tazón de café entre las manos,
intentando entibiar la falta…


3:17 p. m.

Trépame....

























Esa noche…pegada mi cara a la ventana
Mis ojos perdidos en el cielo nocturno
No se en que pensaba….de veras, no lo sé
Y de pronto te siento tras de mi, me rodeas por la cintura

Siempre estás
Pero pasan días en los que no te veo
Y aún me asombra que me conozcas tan bien
Sabes que algo me distrae y me sofoca
Aunque no tengas claro que es

Y ya en la cama
Estiraste tus brazos y te aferraste a mis muslos
Envolviste mis caderas
Seguiste mi camino de lunares
Y en cada lunar dejaste un beso

Trepaste por este cuerpo
Cual hiedra hambrienta
Tus manos avanzaron con destreza
Y desordenaron mi pelo suelto

Y muy bajito, así como un susurro
Uno que casi se confunde con súplica
Mi voz pequeña y mis labios temblorosos pidieron...
”Trépame”

Sube, sube, ven hacia mis ramas más altas
Come de mis frutos
Disfruta de mis aromas y sabores
Y no dejes de mirarme

Que no necesito de palabras
Mientras nos amemos mirándonos así…
Tus grandes ojos negros
Se lo llevan todo

Tus grandes ojos negros, hombre mío
Haz que tus ojos se lo lleven todo

3:15 p. m.

Hacia donde irán ahora?



Me bastó esa media hora
Mirarnos y conversar
El café cortado
Las pesadas sillas de madera…

Y momentos antes
Eran tantas las ansias de verte
Luego ya estamos ahí, tan cerca
Nos conocemos tanto,
Risas, conversaciones
y tu mirada que sin quererlo me recorre
Hay mucho, pero no amor

Mientras te contaba de mi vida
Y miraba tus facciones
Tus manos, tus ojos dormilones
Ese todo que tanto tiempo creí amar
De pronto, fue tan claro!

Nunca fue amor, hoy lo sé
Te quiero, te quiero mucho
Y se que siempre lo haré
Eres un gran amigo
Sin duda, el más especial

Y esta ceguera que me causó tanto dolor
No fue más que un engaño de mi corazón
y quizás también de mi orgullo…

Pero en cuanto nos separamos, comprendí
Y algo tan simple, se convirtió en una gran alegría
Me sentí liviana, tranquila, feliz

Y sigo siendo yo…
Solo que ya no duele
Si…queda un gran vacío,
Donde antes todo el rojo espacio era tuyo
Pero me acostumbraré

Solo me ronda una pregunta
¿A dónde irán a parar ahora mis letras?
Ya no hay destino para mis besos con alas
Y los suspiros tendrán que buscar una ruta distinta


Nunca fue amor…y una dulce calma me llena por estos días

1:27 a. m.

El efecto peluche.....Luciano

Cuando era niña y estaba algo triste, de esas tristezas de niñez, que suelen ser poquita cosa para los adultos, pero grandes para quien es niño, acostumbraba a dormir abrazando a alguno de mis peluches. Digo “alguno” porque la verdad es que comencé a dormir con una cebra flacucha y tierna que me hizo mi mamá antes de nacer, mi amada Pepa.


Pepa era mi favorita, porque me había acompañado desde guagua y porque en ella estaban las manos de mi mamá, luego llegó un oso panda peludo y con carita de pena, también regalo de mi mami, así que ya eran dos los favoritos y bueno…con el tiempo se sumó Rosario, una pepona preciosa con pelo de lana color naranjo y largas piernas flacas y su hermano de similares características, regalos de mis abuelas cuando aprendí a nadar. Y claro! Pupi, mi primera muñeca, en esta foto, nos estamos conociendo, ese día cumplí dos años y por mi cara, parece que fue amor a primera vista.

Afortunadamente mi cama era de plaza y media, así que peluches, monos y yo quedábamos muy cómodos. Cada noche era una ceremonia para “acostar” a los regalones, los arropaba, convencida de que, si no lo hacía, sentirían frío. Pero, cuando estaba triste, era diferente, porque elegía a uno de ellos, normalmente mi cebra o mi panda y los abrazaba muy fuerte para llorar y sacarme la tristeza, que casi siempre era por la lejanía de mi mamá que vivía en el norte.

Las noches de lluvia…aún tengo esa imagen tan clara, me sentaba al lado de la ventana, abrazando a mi panda, mientras unos gruesos lagrimones me corrían por la cara. Y era tan reconfortante abrazarlo y sentirme segura al hacerlo…no puedo explicarlo mejor, pero la sensación de “abrazarse a”…cuando se está triste, es deliciosa, cálida y calma.

Bueno, la niñita esa creció, pero al parecer la melancolía y la mala costumbre de llorar cuando llueve se quedo con ella…. Y bueno, con mis 33 bien puestos, todavía me abrazo a un peluche cuando tengo pena o estoy inquieta y no puedo dormir, si!!! ….lo confieso, se pueden reír, que mas da!

Porque conté esta historia?...pues mmmmm…veamos, he pasado por torpes días de tristeza, palidez absoluta y poco sueño y….¿quien creen que me soportó, sin reclamos, ni malas caras?...en efecto! Mi dulce oso, Luciano.

Luciano llegó a mis brazos hace unos cinco años, buscaba algo lindo en una tienda Village y de pronto, ese dulce oso con aire a juguete gastado me conmovió, carita dulce y suave relleno, así que...lo pedí de regalo. Esos típicos ruegos que hacemos las mujeres, cuando recién estamos pololeando claro, después ya nada es igual, así que, ante mis suplicas, pucheros y “cómpramelo, por fis, por fis”…Luciano fue mío.

Cuando supe que esperaba a mi hija, decidí que mis peluches mas bellos y amados serían para ella, entre ellos Luciano, así fue como mi niña durmió con “su oso” durante al menos un año, hasta que se enamoró de un cachorro precioso (también mío) y lo dejó de lado. Fue entonces, que una noche de cielo gris y lluvia, volví el tiempo atrás, me levanté de la cama (donde llevaba horas sin dormir) y fui en busca de mi oso.

Me bastó abrazarlo para sentir esa calidez y paz absoluta que nos permite dormir y calmar cualquier angustia, la misma que sentía de niña.

A veces creo que nunca he dejado de ser niña y que me he visto obligada a ser adulta…espero que alguien más sienta lo mismo o tendré que aceptar definitivamente, que tengo algún tornillo suelto.

4:14 p. m.

Demasiado frío....

Losing my leaves - Madalina Lordache



Ha hecho demasiado frío…o quizás soy yo?

Se congelaron mis palabras, se enfrío mi sangre y se escarchó este débil corazón. Así es, desde hace días, vivo con frío, uno intenso que me tiene tomando café y sopa para uno todo el día. La jalea ha quedado a un lado, demasiado helada para mí.

Aún el fin de semana, con el sol brillando, las risas de los amigos y la familia, el carbón en la parrilla, mi hija corriendo por todos lados…sentí frío.

Y no quería escribir con este hielo encima, no he querido escribir nada triste, pero nada alegre sale de mis manos, he llenado páginas, mas de una vez en estos días y cuando lo leo solo siento que mis penas y lágrimas se reflejan en cada palabra, en cada frase, al punto de molestarme. Porque nadie quiere oír o leer mas penas que las propias, temo volverme una latera insoportable con tanto lagrimón….pero ahí están, nada que hacer frente a las tristezas, nada más que vivirlas y soportarlas lo mejor posible, hasta que pasen, porque siempre pasan. Pensé que quizás ahora podría aprovechar mis tardes para escribir, mientras mi hija vuelve a su vida pre escolar, pero no...parece que solo su presencia me saca un poco de este frío letargo, por eso, cuando no está, me quedo inmóvil, en silencio, acurrucada en la cama, envuelta en una manta...

Mi abuela Nina, me contó una vez, que cuando era joven le gustaba mucho escribir versos, en esos tiempos los versos de amor, eran casi pornografía pura, para las mentes adultas de esos años, así que nunca se los mostró a nadie. Siempre recuerdo que me decía, que cuando uno escribía, debía ser desde el corazón, así el corazón estuviera contento o triste, con risas o lágrimas, ella decía que había que escribir desde el alma. Pues mi viejita querida, una vez más seguiré tu consejo, no puedo dejar de escribir lo que siento, porque me hace mal, no duermo bien, no como, estoy pálida y tengo cara de enferma….entonces? quizás si escribo, mejore.

A los bellos seres que me leen y comentan y a los que solo leen, quiero decirles, que no he tenido días fáciles, que no han habido alegrías, si otras penas, otros cariños que se hacen pequeños, otros amores que desilusionan, palabras duras, miradas que duelen y más….pero como dije un día “hay cosas que jamás podrán escribirse con todas sus letras”.

Volveré a escribir desde el alma……y veremos que sale de ahí.

Mientras, dejaré un tema de Norah Jones, que por estos días me acompaña y dice así.........






As I sit and watch the snow
Fallin' down
I don't miss you at all
I hear children playin' laughin' so loud
I don't think of your smile

So if you never come to me
You'll stay a distant memory
Out my window I see light doing dark
Your dark eyes don't haunt me

And then I wonder who I am
Without the warm touch of your hand

And then I wonder who I am
Without the warm touch of your hand
As I sit and watch the snow
Fallin' down

I don't miss you at all
I don't miss you at all
I don't miss you at all

3:54 a. m.

Has silencio conmigo...

Soul of wax - tuz gura matii


Guardaré silencio….
Y en cuanto comience a latir de nuevo
Ya verá…

No! no escuches su nombre
No! Por favor no lo repitas
No leas aquello que dijo, no lo hagas

Si lo haces comenzarán de nuevo los latidos…
Y cada palpitar tuyo, me duele
Ya no quiero….ya no
Resultan insoportables

Espinas, lágrimas, letras perdidas…
Ya no!

Quédate quieto
Has silencio conmigo
Busca refugio, ahí dentro de mi pecho

Y yo?
Donde me refugio yo?

No!....por favor, hazme caso
No sientas, no escuches
No extrañes, no sueñes
No esperes, no le creas

Guardaré silencio…
Y si comienzas a latir de nuevo!
Ya verás….

Déjalo ir!
Déjalo ya!

Maldito corazón!
Tu lluvia salada me cubre la cara…

3:04 p. m.

... ... ...




Hoy
.
me
.
dueles


12:52 a. m.

Cuando se acaben mis palabras


















Cuando se acaben mis palabras
y este sitio quede vacío…

Cuando mire la lluvia
Y ya no piense si estará mojando tu pelo, tu cara, tus manos…

Cuando pueda escuchar canciones
Sin soñar que me las cantas….

Cuando el día esté gris
Y la tristeza no nuble mis ojos…

Cuando despierte muy temprano
Y ya no ansíe escuchar tu voz….

Cuando me de un baño de tina
Y no sonría al recordar
como bailaron tus manos en la espuma de mi cuerpo
...desde un teléfono distante

Cuando la costumbre de revisar el correo
Y no encontrar…..ya no duela

Cuando mire mis películas de amor favoritas
Y ya no vea tu cara y la mía en la pantalla…

Cuando alguien me llame “Princesa”
Y ya no sienta que solo tú, puedes llamarme así…

Cuando me amen…..si, cuando me amen con locura
Y en el goce y el desenfreno, ya no vea tus ojos…

Cuando alguno de estos “cuando” aparezca frente a mis ojos…descansaré
Y sabré que el gran amor que ató a mi corazón,

con grandes espinas y rosas muy rojas
Que puso miel en mis labios, una vez… solo una
Ha muerto

Cuando se acaben mis palabras, amor……
Y este sitio quede vacío

Te faltará un murmullo dulce
Sentirás más frío el frío
Ya no habrá besos alados, sentados junto a tu cama
Ni palabras de amor, esperando entrar por tu ventana
Extrañarás a esa niña dulce e incansable en su deseo
Y no sonará tu teléfono para reír con su adorable descaro

Cuando se acaben mis palabras

Y este sitio quede vacío
Habré perdido....

Algo de "la luz que viste en esta Princesa"