3:30 a. m.

Burbuja

Y pasaron los días…yendo y viniendo las olas…Volaron gaviotas, chorlitos, pelícanos y cormoranes…Hubo largas caminatas por la playa…Variadas conchitas y piedras de extraños y hermosos colores, llenaron nuestro balde…a ratos conversamos mucho, otros…no hizo falta decir nada…

Tuve tu serena presencia, tu calmada manera de amar y la enorme pasión con que lo haces…Tuve su risita soleada, sus carcajadas alegres…manitos con arena, boquita de manjar…La vimos correr, saltar y caer…una y otra vez sobre la arena, sobre las olas pequeñas….tan feliz, mi niña con sus juegos…tan felices nosotros, de verla jugar…hermosa, alegre y llena de vida, nuestra…tan nuestra.




Por varios días, estuve en una burbuja...y me ha costado bastante volver. Solo yo, mis amores ciertos y tiempo para disfrutarnos.

Gracias por todas sus visitas y comentarios en mi ausencia, de este...mi otro mundo.

4:09 a. m.

Olas de cristal...

Es de noche...como siempre...estoy un poco cansada y con sueño, creo que quiero despedirme...eso es.

Mañana temprano me voy a descansar, necesito unos días lejos, lejos y sin pensar en nada, ni siquiera...en ti.

Ansío estar frente al mar, sentir el viento revolver mi pelo, sentir mi piel con aroma a sol y a sal...quiero caminar por la arena, mojarme los pies, sentarme al atardecer y ver como se enamoran el cielo y el mar...amor color fuego y olas de cristal...





Les dejo un beso, lleno de cariño...

2:07 a. m.

Me cuesta

Hay días en que todo cuesta un poco...y yo cargo con varios.


Hoy me costó levantarme, porque anoche me costó dormir, porque me costó despegarme de las teclas, porque me cuesta tanto dejar de escribirte...porque me cuesta, sí, no contestar el teléfono, porque me cuesta, como me cuesta...no sentir con cada mensaje...cada vez que me llama "mi niña"...

Me cuesta cargar amores, me cuesta dejar de sentirlos, me cuesta...muy caro, extrañarte tanto...Me cuesta dejar de entregarte, mi corazón envuelto para regalo...me cuesta dejar de decir cuanto te quiero, me cuesta la impaciencia, cuando no tengo tu voz...me cuesta no aceptar sus caricias...pero mas me cuesta, no tener las tuyas. Me cuesta no llamarte...me cuesta no escucharlo...me cuesta respirar profundo, me cuesta no pensarte, me cuesta intensamente...esta necesidad de escribirlo todo...me cuestan los insomnios, me cuestan los consejos, me cuesta no inventar excusas, para atravesar esta ciudad, porque me cuesta no salir corriendo, para pasar una hora contigo...Y cuando la hora se termina...sí, ya lo sabes...me cuesta infinitos latidos...dejarte ir...

Me cuesta sacar tus palabras, mas aún tus emociones...me cuesta aceptar tu silencio, me cuesta mirarte sin querer besarte, me cuesta mirarlo sin dejarme besar...me cuesta que entiendas...que lo que hay es lo que siento y que cada letra que forma mis palabras, y cada palabra que forma mis escritos y cada escrito que te doy...me cuesta.

Maldición!




Por eso hoy me tendí en el pasto, de aquel cerro sin nombre...tomé aire mirando el cielo, las nubes se cambiaron de ropa, dejaron su traje banco y se vistieron de suave gris, el viento se volvió mas fresco y mientras te escuchaba en el teléfono...me costó no sonreír.

1:39 a. m.

Amaneciendo






















Amaneciendo…la noche se durmió entre mis manos


Y tu nombre está latiendo en mi cuerpo
Una vez más pide…adivina, imagina, siente
Tú te quedas sin palabras
Yo tengo todas las que te faltan


Se durmió al fin esta noche
Pequeña y silenciosa…amaneció conmigo
Por momentos me miraba de frente
Otros, no lograba entenderme
Así, como tú


Hasta que se durmió tan quieta
Viéndome escribir conjuros…

“Desahógame de besos
Arráncame suspiros heridos
Rodéame con tus brazos
Toma fuerte mi cintura
Quiéreme pequeñito
Ámame después
Respira sobre mis labios
Duérmete entre mis pechos
Paséate por mis ojos”



Tu nombre está latiendo en mi cuerpo
Si te quedas sin palabras…aquí tienes las mías

2:22 a. m.

Unico y mío...

Necesito que lo sepas...por alguna razón necesito, que sepas todo lo que me pasa...


Como si cada día naciera en tus ojos...c
omo si las noches comenzaran cuando los cierras, como si pudiera morir en tu boca y al mismo tiempo tus besos me despertaran...como si tus caricias y tus manos vistieran este cuerpo pálido, tan desnudo, esperanzado y frágil, cuando está frente a ti.



Tan único y mío este amor
Bésame mucho, regálame tus pecas y vuelve a llamarme princesa...



Una canción perfecta...Evanescence, "Good Enough"




"Under your spell again
I cant say no to you"...