4:43 a. m.

Amor en Hotmail



Ella se levanta por la mañana y lo primero que hace, es encender el computador, hasta hace dos semanas atrás, solo lo encendía para buscar algo especifico. Pero ahora se ha vuelto vital, casi depende de ese pedazo de lata, esto no está bien, piensa. Ella se da cuenta que está demasiado entusiasmada, sabe que es imposible que este flechazo pase mas allá, no hay oportunidad de verlo ni de tocarlo, no hay posibilidad alguna de cumplir los sueños de ambos, de hacer el amor desenfrenadamente…y justamente por eso, debido a esa imposibilidad de que se vuelva real, es que sigue y sigue con el juego, porque ambos se sienten bien jugando, enviando mensajes llenos de amor, con letras de canciones románticas (que ella escucha demasiadas veces en el día), mensajes repletos de pasión, de esa pasión que ambos sienten y que de estar frente a frente no podrían ocultar, porque sale por sus poros y saca chispas de sus ojos…

Juegan y juegan, se muestran mutuamente las almas y cada día los mensajes se cargan más de amor y deseo, de confesiones eróticas, de fantasías que bailan en sus mentes y en sus cuerpos día a día y sobre todo noche a noche. Fantasías que en ocasiones no la dejan dormir, que la llevan a hacer el amor apasionadamente con el hombre que escogió para ella, pero pensando en él, sintiendo que es él quien la acaricia y la recorre, pensando si él disfrutaría esto o esto otro, si sentiría lo que ella está sintiendo….. fantasías que hacen que él despierte por la mañana sudando y deseando ese cuerpo que imagina pero que no puede ver, que no puede oler ni acariciar, fantasías que los acompañan a ambos durante el día y la noche, pero solo de Lunes a Viernes y en “horario de oficina”, porque después de las siete de la tarde, él vuelve a su casa, juega con su hija, conversa con su mujer, ve televisión y se duerme y quizás, solo quizás, tarde, muy tarde pueda conectarse al computador y en silencio entrar a su correo electrónico y escribirle algo a ella, porque sabe que ella estará feliz y complacida de leerlo, porque serán palabras escritas con un amor y un deseo adolescente……y porque al leer por la mañana sus escritos nocturnos, el fuego se avivará más y el juego comenzará de nuevo, cada vez mas fuerte, mas erótico, mas pasional, mas delirante y entre medio habrá algunas llamadas telefónicas y muchas risas de ambos por lo que están haciendo, por la complicidad que han conseguido, por la confianza que crece día tras día y que ha permitido que se cuenten cosas que a nadie mas han contado, que se sientan felices y ansiosos de abrir el correo, para ver que nueva confesión encuentran, que nuevo deseo, que nueva fantasía se les ocurre…….y mientras esto pasa, él debe seguir trabajando, entre medio de números y cálculos complicados, poniendo a prueba su concentración, mientras ella lo bombardea con preguntas sobre su ropa interior, sobre que posición le gusta al hacer el amor…….Por su parte ella se esfuerza por seguir estando alerta de todo en su casa, de la hora de la leche de su hija, de ir al supermercado, de ir a pagar las cuentas, de que esté la casa ordenada, de regar sus plantas, cosas tan simples y que ella maneja tan bien, pero que últimamente le resulta tan difícil organizar, porque claro hacerlo todo yendo y viniendo del escritorio, revisando el correo cada cierto tiempo, es difícil, pero lo mas importante es que cuando llega la noche y está en su casa con su marido, no se note esa ansiedad, que no se den cuenta de que muere por encender el equipo, por si acaso….Esta rutina, que sigue desde hace dos semanas, la vuelve loca, a ratos la hace sentir mal, porque ella ama a su pareja, jamás había pensado en otro que no fuera el, nunca se había planteado el sentir deseo por otro cuerpo, ni ansiar los besos de otros labios….todo esto la tiene alerta siempre, como si no pudiera bajar los brazos porque no quiere quedar en evidencia, como si ella supiera que se está excediendo, que ya llegó bastante lejos y que tiene que parar…….pero no puede y no quiere…………….total el fin de semana llega y no hay mas juegos, ella vuelve a ser cien por ciento mamá, pareja y dueña de casa, a dedicarse por completo a estos roles que la vida le dio y está feliz de hacerlo, hasta que llega el Lunes en la mañana y vuelve a encender el computador……….