12:07 a. m.

Y entonces...

“Lo que a ti te duele es el orgullo”...”Es tu ego el que está herido”...dos frases con las que han bombardeado mi ya expuesto corazón, ultimamente.

Pero no, no es el orgullo el que duele y no es el ego el herido…el orgullo solo hace rabietas y el ego es un ser tan frío que nada logra herirlo de verdad.

Y entonces… ¿que duele cuando el amor duele?

Duele la falta de momentos compartidos, de sonrisas y carcajadas, la falta de caricias, de besos, la falta de su mirada…una que te diga cosas, que su boca no pronuncia, duele que uno y solo uno…pueda sentir tanto y el otro simplemente…no sienta ni exprese nada.

Duelen los silencios largos…las preguntas en el aire….duele que al mirarnos, no le brillen los ojos…que no seamos especiales y únicos para el otro…que no haya magia en el contacto…que no vibre con las caricias, que no tenga caricias para nosotros duele.

Duele no tenerlos cerca, cuando se dejan caer con furia, la lluvia de otoño y el viento invernal…duele que no te llamen las veces que uno quisiera llamarlos…solo para escuchar su voz. Duele que actúen de manera confusa, que digan “hoy o mañana no, pasado mañana no se”…porque creemos en eso, nos esperanzamos con sus palabras y somos capaces de aguantar la ansiedad de besarlos, la desesperación por estar a su lado, las ganas de verlos sonreír y los latidos acelerados al tomarles la mano, aguantamos la tristeza del regreso a casa sin nada, porque?...por la esperanza que el “pasado mañana no se” provoca, por el deseo intenso…porque es tanto el amor que a veces nos ahoga, nos vuelve indefensos, nos ciega, nos aturde y perdemos incluso esa natural forma de reaccionar ante lo que duele…protegernos, no dejar pasar, poner una barrera, un muro o definitivamente alejarnos.

Por eso cuando veo tus mensajes, cuando me llamas y tu voz dice "hola mi niña"...cuando dices, que me quieres tanto y que te duele que yo no pueda sentir igual…se exactamente, de que forma, cuanto y como...te duele eso. Me quedo sin saber que hacer y de veras lo siento.

Yo no puedo y te duele….el no puede y me duele…tanto.

(Destino…algunos lo llaman así)

1:27 a. m.

Silencio

No debo escribir…no debo…nada tuyo…nada…

Solo silencio, solo eso…distancia…distante…olvido…silencio…

No debo escribir…no debo…nada tuyo…nada…

No debo escribir….ni escribirte…no debo nombrarte si quiera…no respirar…para no respirarte…

Silencio…

No debo escribir…no debo…

Pero es que ha llovido tanto y tan fuerte…tantos días ya…





12:59 a. m.

Entre ayer y hoy

Entre ayer y hoy, hay un desierto de caricias...y un inmenso mar azul de dudas. Las esperanzas sembradas no brotan...se adormecieron en la espera, de este juego extraño.

Y yo abrazo mi impaciencia, le hablo bajito, esperando calmarla, preparo agüita con azúcar y se la doy a cucharadas.

Del ayer me quedé con las hojas...que cayeron mientras te miraba
Con el otoño pintado en los árboles y la humedad en el aire y la tierra
Del ayer me quedé con tu aroma y los breves segundos en que atrapé tu mano
Con el torrente desatado en mis venas y el frío amenazando mis labios
Del ayer me queda lo que yo tomo...nunca, lo que me das.


Hoy solo quiero silencio, mi cama, mi manta...las largas calcetas a rayas, mi música y mis hojas en blanco...que en blanco se quedarán por un tiempo.

Frágil...es eso.







Siempre me cuestiono cosas, siempre. Pero entre ayer y hoy, me han dolido los cuestionamientos...todavía más.

1:03 a. m.

Aún asi...

Me pasa que me estanco, que ya no fluyo, que no te alcanzo...que tu no estás, que no quieres, que no avanzamos, no...pero tampoco retrocedemos, tampoco nos detenemos...pero no avanzamos, no.

Me pasa que no se me pasa y este amor al fin...me sobrepasa. Que se desquician mis labios, porque tu no entiendes de besos...se enferman mis manos de este vacío eterno...y soñar no cuesta nada, pero soñarte ya no es consuelo, ni vida.

Me pasa que esperar me desespera y desesperar me quita el sueño, el hambre, la fuerza...me pasa que siento cosas de las que tu no sabes nada...de intensidad, de ansiedad, de ímpetu, de impaciencia, de bichitos en el estómago...de mejillas rojas y latidos estruendosos, de soles que queman y de lunas melancólicas, de cientos de suspiros, de esperas insípidas y tiempos mezquinos.

Me pasa que son eternos los días...entre un café y otro...Eternos e insuficientes, quiero más, mucho más...me pasa que yo no mido, que no tengo límites contigo. Me pasa que me atrevo, que no me cuido la espalda, que tu alta escala no me asusta...que si hay que arriesgar, arriesgo...me pasa que voy firme...con los pies en esta tierra ardiente.

Me pasa que camino desnuda...cuerpo y alma y frente a ti...Me pasa que tiemblo al verte...que olvido las palabras correctas, que juego con mi pelo, que se me enfrían las manos...que leo y te leo, que sueño y te sueño...que camino y vas a mi lado, que tengo sed y quiero beberte, que sonrío al recordarte, que en toda la música estás tú...que tu voz es la única y me dormiría en tus ojos.

Me pasa que el amor me alcanza...que hace rato me viene siguiendo y que de escapar me estoy agotando...pero de esperar, también.


Aún así esta noche...me dormiría en tus ojos, besaría tus labios, me abrazaría a tu espalda...aún así.





Lo había olvidado..."Bubbly", Colbie Caillat, me encanta.


Where ever, where ever, where ever you go
Where ever, where ever, where ever you go
Where ever you go, i always now,
you make me smile
baby, just for a while

4:46 a. m.

Así...

Desire - Djrana



Me rodearon tus brazos, me atraparon tus piernas...me colmaste de besos y te hiciste caricia...tus dedos buscaron y en mi desnudez encontraron...y entre suspiros ansiosos y susurros delirantes...esa boca inclemente con mi boca...la piel erizada...la espalda tensa...y mi pelo brillaba con la luz de tus ojos...negro muy negro, sobre mis hombros tan blancos...desordenado como yo, caía sobre tu pecho...tomaste mi cara entre tus manos y ardió la intensidad de tu mirada...y así cada latido, cada gemido, cada beso...las palabras entrecortadas...la respiración inquieta, cada gesto de placer, cada marca en mi piel...el calor de tu cuerpo este otoño...el instinto, la locura, la lujuria, mi pasión. Como es que tengo un amor tan cierto; y otro que ya no puede...dejar de ser.