2:22 a. m.

Sesenta días después...

Te tengo abandonado, espacio...refugio mío. Y no ha sido fácil, dolió algunos días...si, dolió....


Y el abandono de las letras resultaba necesario, importante, urgente...para dejar aquella dependencia que ataba a este, siempre rojo corazón.


Creo que hoy vuelvo a perderme en tu espacio, refugio mío, pero libre...para lo que venga, para lo que hay aquí dentro, para disfrutar en silencio lo vivido durante estos meses de intensidad. Ha pasado mucho, muy profundo, muy fuerte...muy mio...

Intento volver a ti, sin prisa, sin presiones, con el amor fluyendo, con la pasión de siempre...ser palabra.




Diciembre 29, 2008