12:04 a. m.

Tú, siempre en otoño




Recuerdo cuando era niña y mis rodillas siempre estaban parchadas, me caía en triciclo, en bicicleta y en patines, una herida tras otra y como dolían...después del dolor, comenzaban a cerrarse, lentamente iban cicatrizando y venía esa terrible picazón.

Y bueno, hoy ya no me dueles, pero no sabes...cuanto me picas.


Inevitable...ya me cubrí de otoño.



Abril 30, 2010

1:44 a. m.

En la punta de mis pies

Esta noche y en la punta de mis pies, caminaría lento, pero con certeza.

Avanzaría hambrienta, con el hambre que se ha guardado por cientos de noches, durante muchísimos años...caminaría suave y en silencio, cautelosa...con el deseo vibrante de labios ardientes y tus manos, inevitablemente ancladas a mis pechos, como mis piernas a tus caderas, como mis manos, amantes de tu espalda...

Y besaría tu boca hasta bajar tus armas, hasta apagar el silencio incluso... y más.



Abril 22, 2010

12:28 a. m.

Perfecto


En un encuentro perfecto, tu boca y mis pechos...

Horas de ondulantes movimientos, de besos húmedos y suave piel...Yo solo me senté a tu lado y te abracé, pero el escote...siempre el escote...quedó a merced de tu boca, tu boca cazadora, siempre hambrienta de mi cuerpo y, me atrapaste...no, más bien,me dejé atrapar. Y luego ese juego salvaje, ese que tu y yo, jugamos tan bien...Y no sólo me besa tu boca, no, se unen tus manos y tu mirada fiera, cuando tomas mi cara con fuerza y te devoras mis labios al mismo tiempo que dejas escapar un “te amo” empapado de deseo.

Así la noche, esta noche de sábanas revueltas y frases delirantes, de cuerpos afiebrados e inagotables besos, sedientos siempre, tu y yo.


Pocas veces te he escrito, quizás nunca sabrás que en estas letras estás tú...pero aquí estoy, este es el otro lado...de tu luna.


Abril 11, 2010