4:06 p. m.

Corazón de Invierno

"Estaba tan llena de rabia que la mano se le transformó en una garra felina y con toda su fuerza le lanzó un zarpazo que casi le dejó la cara surcada de rojo. El indio era veloz; alcanzó a apartar la cara, aunque no lo fue suficiente: las uñas se le enterraron profundas en la carne del pecho. Ella sintió el frío de la escarcha roja en los dedos y luego las gotas derretidas de sangre chorreándole mano abajo. Quedó sin palabras, como si el mundo hubiera enmudecido, sin ningún ruido salvo su propia consternación: había arañado hielo. En un instante eterno vio cómo su amor se marchitaría a su lado, porque él jamás podría amarla y había una simple y única razón: el indio tenía el corazón de témpano.

Finalmente, el silencio se hizo grito parido por las entrañas de la india, y como trueno, recorrió toda la Tierra del Fuego aterrando el alma de cada ser. Ella, la más Bonita de las onas, escapó de la tienda del indio con las manos llenas de sangre y los ojos en lágrimas, mientras en su corazón se alojaba el vacío de un amor que no podía ser correspondido. Lloró y lloró. Acudieron a ella todas las mujeres del clan y apenas hubo contado su descubrimiento, las mujeres conjuraron al viento que esparció el rumor de un nuevo nombre para el indio. Sería Joshiken Doul, “Corazón de Invierno”. El viento siguió soplando y a quien acariciaba le desprendía toda memoria del nombre que hasta ese momento había llevado él... Joshiken Doul.

Buscó refugio en el calor de su padre. Pero nada calmó a la más Bonita, que siguió llorando hasta convertir el suelo de la tienda en un charco de barro salado. Tanto lloró que después de unas horas debió mudar de lugar, pues a su alrededor todo se había convertido en fango.

Joshiken Doul se quedó en el mismo sitio, sin comprender qué había sucedido. Él tenía perfecto derecho a rechazar a quien quisiera, y los problemas de la india sólo eran asuntos de la india. De todas maneras, ahora él también tenía su propio problema: su pecho sangraba hielo, hielo rojo. Se tanteó el zarpazo una y otra vez; se tocaba con incomprensión, con incredulidad, se sentía víctima de algún hechizo. No le dolía. Nunca le habían dolido las heridas. Era fuerte como el viento de la montaña y astuto como el zorro, era el mejor de los mejores cazadores y todos debían admirarlo.

Esa bravura también era motivo del enamoramiento de la más Bonita... También la mirada lejana y solitaria del indio la enternecía hasta lo más recóndito de su ser. Ella sentía la profundidad de la tristeza y la melancolía alojadas en el interior de ese indio engreído...estaba segura de que ella se colaría dentro de los pasajes de su alma y lograría llegar a su corazón para ablandarlo, acariciarlo, domarlo y hacerlo feliz. Sabía, sí, que habría batallas perdidas, porque si buscaba el amor perfecto sólo encontraría la frustración. Pero la dureza de Joshiken Doul no conocía la piedad. Las palabras de Joshiken se convirtieron en un cuchillo afiladísimo que se clavó en el corazón de la más Bonita, dejándolo vivo... latiendo lágrimas."


Extracto de “La Soledad”, del libro Corazón de Invierno, de Santiago Vergara.


Y yo, que mucho antes de saber de la existencia de Joshiken Doul, te llamaba “hombre de hielo”… la vida es extraña a veces. No, mis palabras no han vuelto…seguirán en tu bolsillo? Entonces disfruto, de las palabras de otros.

Era un día de Julio del año 2007, caminaba por los pasillos de un supermercado, cuando me topé con una estantería llena de libros, un rincón poco visitado. De inmediato el título me llamó la atención “Corazón de invierno”…lo tomé, lo volteé y leí:

“Cuando las heridas del cuerpo dejan de doler es porque han sanado. Cuando las heridas del corazón dejan de doler es porque el corazón se ha helado”.

Les ha bastado el título de un libro, para sentir una enorme conexión con el?....eso me pasó esa tarde. Y no lo compré ese día, no se…no andaba buscando libros y quise convencerme de que aquella sensación de “tener que leerlo”, pasaría.

Pero afortunadamente, no pasó…

Corazón de Invierno, de Santiago Vergara, un libro hermoso, lleno de fuerza, de momentos.

12 piensan así...:

Mul dijo...

Pues hay una película (ya sabes que yo todo lo traduzco a películas..) que se llama "Un corazón en invierno". Es francesa, del director Claude Sautet, y... bueno... no quiero adelantarte nada porque me encantaría que la vieras Ev, de verdad. Creo que sentirás la misma conexión y te identificarás mucho con ella.

A mí me encantó. Mira... me estás dando una idea para un posible post... así que quizá escriba sobre ella.

Y el final es precioso. No te la pierdas.

Espero que estés bien, te leo algo recogida, debe ser el otoño... el de ahí... que aquí es primavera ya.

Besos.
Mul

Hunter dijo...

Hummmm. yo creo que falt� la advertencia de las pel�culas, cualquier semejanza con la realidad es s�lo coincidencia. Jajajaja.
Perdone amiga que lo eche a la broma, pero que otra coas puedo decir? Y le he dicho todo lo que se puede expresar en estos casos.
Amiga, aparezca a�nque sea un rato en el chat, la extra�o y adem�s creo que le hace falta chacotear un poco.

Evora dijo...

"Un coeur en hiver"...sí, sí! es esa Mul.
Y que lindo que me hables de ella, porque supe de su existencia hace muy poco y me han hablado muy bien, ya quiero verla! Intentaré conseguirla pronto.

Fantástico si escribes sobre la película, siempre te lo digo, pero es cierto, extraño leerte y compartir.

Estoy bien Mul...algo recogida, si. Como hoja cambiando de color, puede ser, ansío el otoño que aún no se manifiesta.

Espero que estés disfrutando de tu primavera, un abrazo y un besito.

Evora dijo...

"Cualquier semejanza con la realidad, es sólo coincidencia"

Acertada broma Hunter, no te preocupes...que ya nada me lo tomo taaan en serio, al menos no este tema (eso sonó convincente?...jeje)

Toda la razón amigo, me hace falta chacotear un poco, un bueeen poco. Pero como te dije por ahí, no he encontrado mis tiempos...casi no he estado sola, en realidad he estado muy acompañada y eso ha sido bueno, pero...me saca un poco de este otro mundo que tanto me gusta.

Un abrazo

Principesa dijo...

Ev...cuando empece a leer, eras tú, no podia ser nadie mas que tu y :-( no...no eras...
Ahi es cuando digo que las historias y sentimientos son universales, no son unicas...
He sentido mil veces la conexion con textos y palabras que finalmente han terminado por ser parte de mi...uno devora todo lo que representan...
Sabes que, hace unos dias tuve ese libro en mis manos, lei la contratapa, esa frase "Cuando las heridas del corazon dejan de doler es porque el corazon se ha helado" ¿¿??? Mejor guardo silencio...por una extraña razon lo deje...me dolio el corazon...
Quiza no era el momento para mi...
La pelicula que dice Mul es preciosa, tienes que verla...
Cariños

Evora dijo...

Si era yo, verdad?....sentí lo mismo al comenzar la lectura, Principesa. Será que un día en otra vida fui Ona? o quizás siempre han existido los "Joshiken Doul" y son solo historias que se repiten en diferentes epocas y paisajes...horror!

Te dolió el corazón? mmmm, entiendo...sip! porque han de doler los malditos? no debieran! que no sientan! que midan y calculen! y asi todo es mas simple...aburrido y plano, pero, claro...seguro, muy seguro y sin complicaciones innecesarias.

La película? claro que la veré.

Cariñitos D@

Yasna dijo...

nO LO CREO EV, OSEA, voi a comprar ese libro hoy mismo, justo estoy terminando de leer El Secreto, ... pero...... no se si comprarlo o no, sabis? leer ese estracto me hizo dejar de mascar el chocapic, regresar el chocapic q tenia en la mano a su bolsa de metal, ponerme la mano con migas de chocapic en la boca y decir,,,,,, naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!

me dolio el pecho al respirar, me ardio un poco el corazón....

Me soprende el libro, sobre todo por que fue escrito por un hombre, y, que si supo, que al parecer todas las mujeres, alguna vez en la vida, dejamos todo convertido en fanjo, por la lágrimas de caer en la realidad absoluta de que el corazon de hielo jamás se va a enternecer con nuestra ternura...

su gran problema sera estar con rasguños,,,,, y sangrar, pero no le duele,......

Y como no le duele, en parte, tampoco es culpable de no sentir, de no comprender al corazon de carne y tibiecito, pq a fin de cuentas, no sabe lo que es eso,,,,,,,

ayyyyy me dio nostalgia, suspiros con melancolia.........


aii te fuiste en la profunda galla,,,,,, onda a los mas flaite,,,,,,,,,, fuerte lo tuyooo,,,,,,!!!!!!!!!!

Hoy tendre que comer papas fritas, o chocolate, me dejaste vulnerable al extremo del género femenino, pasar las penas de amor, con un buen heleado, o papas fritas, o un pastel con harta crema o un chocolate,,,,, con un poquito de lagrimas y de suspiros,,,,,,,,

y mañana,,,,,,,,,, a aumentar la cuota de abdominales y a patear la perra por comer tanto y sacar la polera y el pantalon negro pa´verse mas flaca y prometer que nunca nunca masssssssss haras algo tan tonto, como comer llorando jajajajajajjaja

Besossssss

Evora dijo...

Yasna, amiga!....no comai chocapic, come Natur, es mas sanito :)

Y bueno...que querís que te diga po! a mi también me ha sorprendido el libro (y de que manera). Y si, Santiago Vergara logró describir en estos párrafos, lo que muchas de nosotras hemos experimentado al menos, una vez en la vida, no? Por eso amiga, cuando alguna vez volvamos a llorar por un "Joshiken Doul", que no sea donde haya tierra, para no convetir todo en barro.

Sin duda, una de la imágenes que mas me impacta es esa de la que hablas, este hombre rudo, fuerte y engreído, con esa herida abierta en el pecho, preocupado, pero sin sentir dolor, ni una gota de dolor...porque simplemente no lo conoce, no lo ha vivido, no sabe sentir, fuerte imaginarlo y mas aún si logramos relacionarlo con un hombre real.

Porque diablos nuestra "vulnerabilidad de género" tiene que ver con cosas ricas con alto contenido calórico y graso? no puede ser! pero sabes? cómete un pastel rico...algo asi como selva negra o un panqueque naranja jeje! acompáñalo de un delicioso café helado o mejor aún un frapuccino del starbucks, (mmm...me quedo con lo último) y después? te tomai un te verde!, siempre salva, siempre alienta pensar que el te verde te ayudará a eliminar esa debilidad que te comiste.Pero no amigui, no comai llorando po! disfrútalo y luego siéntete culpable con toda razón y ya!

Nos fuimos al puerco te dai cuenta? jajaja, esta cuestión parece terapia.

(menos mal que en la noche tengo club de lulú, esa si es terapia)

Besitos Yasna, ti kero.

Indianguman dijo...

Mi corazón de india se siente plenamente identificado :(

saludos!

Sol dijo...

Ah... lo anoto a mi lista de libros que leer. Gracias por tremenda recomendación.

Beso grande y feliz finde!

Diana dijo...

Te leo...y me ha costado escribirte... no sé porque. Debe ser porque ahora estás más cerca... y podemos hablarnos... pero sabes ....que no me gustan los corazones frios (nunca me ha tocado uno) ...pero a veces eso pone las distancias que corresponden ..no crees...?? besitos ..

Evora dijo...

Indianguman...tanto como se identificó el mío, al leer. :(

Besos

Sol Gracias, ha sido un buen finde, muy quieto.

Beso para ti

Diana, Y yo mientras mas leo este post, mas me cuesta digerir y aceptar que las cosas son...como son y no hay nada que hacer.

"Ahora estoy mas cerca"...será porque ahora se como se siente...y porque no es nada fácil y porque la vida se complica y el corazón se hace nudo...si, ahora sé.

Tampoco me gustan los corazones fríos! dudo que alguien los quiera, pero a mi si...a mi me tocó uno...escarchado, helado y lejano. Y, sí, su frialdad pone una gran distancia, cosa que yo no logro hacer (se siente feo, sabes?, no me gusta y a veces duele)....aaahhhhh!

Un beso amiga, hoy ando en baja.