3:23 a. m.

Perspecplejia

Hoy tuve oportunidad de ver el primero, de ocho capítulos, del documental Perspecplejia, de David Albala, lo esperaba con ansias, pues vi antes un programa del mismo canal, donde lo entrevistaban a propósito de su documental, cuando aún lo estaba filmando. Ahí ya me impresionó.

Estoy impactada, gratamente, por cierto, es que ver a este hombre guapo, guapísimo, inteligente, fuerte, pero muy sensible…me llenó de orgullo. Es cierto está en silla de ruedas, pero lo maravilloso de él, es que cuando lo miro, no veo la silla de ruedas, simplemente lo veo a él.

Me impresionó la forma de tratar el tema, por la discusión que genera (y que debe generar), el "como estamos preparados nosotros", para recibir, apoyar y dar un ambiente de igualdad a los discapacitados. Sin duda, ver a Marcelo Trivelli, Francisca Imboden, Amaro Gómez-Pablos, Soledad Onetto, entre otros “rostros” de TV, subirse a una silla de ruedas, es perturbador, no por que sean personajes públicos, no, es por el cambio radical en la expresión de sus caras el enfrentarse con la silla de ruedas, para que decir lo que debe ser subirse a una, estando sanos. Inimaginable el sentir de aquellos que dependen de una de ellas y que día tras día intentan rehacer sus vidas con valentía, con fuerza, con “pasión por la vida”, como dijo Catalina Jimeno, la universitaria que está hace ocho años en silla de ruedas y que nació con espina bífida.

Increíble la suma de dinero que gasta David al mes, para todos los medicamentos que debe tomar, mas menos $335.000.- pesos. Y es que cuando nos hablan de discapacidad o de paraplejia, lo primero y casi siempre lo único en lo que pensamos es en que “no podrán caminar” y por ende en una silla de ruedas. En este punto, gracias al documental, nos damos cuenta que hay mucho mas detrás de estas lesiones, hay muchas otras funciones del cuerpo que dejan de ser normales y para cada una de ellas deben ingerir un medicamento específico, con el costo respectivo.

Por otro lado, está la mirada con que Albala enfrenta su situación, valiente él cuando se acerca a dos universitarios y les pregunta que saben de la paraplejia o que quisieran preguntar, sin demorar un minuto, uno de los chicos responde “siempre he querido saber... como hacis pa mear”, fuerte, pero una pregunta que mas de una vez nos hemos hecho todos. Y David responde, con calma y sin vergüenza, más bien educando.

Me impresionó ver a David y a Cristián (otro universitario discapacitado) bajando escaleras en sus sillas, me llegó al alma, pero nunca con lástima, ver a David caer de su silla, cuando esta tropezó en una calle.

Estoy orgullosa de David, sin conocerlo personalmente, es un hombre inteligente, bello, capaz e íntegro, un profesional. No lo admiro por tener estas cualidades y ser discapacitado, si no por mostrarnos que quizás los faltos de capacidad somos nosotros....el resto.

1 piensan así...:

Icy dijo...

Sin duda que hay personas que tienen la habilidad de tocar nuestras vidas con sus dones... y son pocas las que se atreven a hacerlo de manera tan masiva...

Pasé por aquí rápidamente para darte las gracias por irme a visitar. Eres un siete!!!!

Espero verte más seguido por allá!!! Siempre serás bienvenida!! De hecho te dejé una respuesta en mi post de Sarah Bernhardt, asómate a leerlo cuando puedas.

Un beso,

Icy