4:41 p. m.

Reencuentro, pérdida y búsqueda...

Hoy te veo y hablamos, después de mas de 12 años, fuiste tu, papá quien hizo esa elección, fuiste tu quien se alejó y jamás quiso volver…pero hoy es hoy y antes del término del 2006 la vida quiso juntarnos, la vida, la magia, el destino…quizás, tu accidente en auto el 24, el olvido de tus llaves, los regalos que fui a dejar a casa de mi hermano, tu quisiste pasar el mismo día y a la misma hora, hacía calor a pesar de que ya atardecía. Y me miraste pero no me viste, ahí estaba yo con mi hija al lado, sentadas en una banca de la plaza, tu hija a la que no veías hace años, tu nieta que no conocías y en un momento te acercaste y yo extendí mi mano y como si te hubiera visto el día anterior te dije “ Hola!...como estás?”…….algo desconcertado me mirabas y parco y seco como siempre fuiste, tu solo dijiste “bien, gracias y tu, has madurado?” Así comenzó el diálogo en la plaza, mientras en la casa de mi hermano se vivía con expectación el reencuentro, más tarde conversamos mucho, recordamos cosas que yo no quería recordar, revivimos situaciones que tu querías olvidar, coincidimos en los errores que tu y mi madre cometieron y en la inmadurez que me llevó a cometer también los míos, aclaramos puntos, me mostré tal cual soy, aún con el riesgo de “no gustarte” y de que quisieras alejarte otra vez, pero así soy, así pienso, como tu me viste y oíste esa tarde, ya tengo 33 años de vida, de dolores, de alegrías, de aprendizaje, de amor, de sueños. Ahora soy yo, más de lo nunca lo fui, se lo que quiero y lo que no, aprecio mucho mas la vida y a quienes amo y por eso a quien sea que deba agradecer este reencuentro….se lo agradezco.

Pero la vida nos da y nos quita siempre, al parecer jamás ganamos algo sin perder un poco de otra cosa y en el mismo momento en que estoy mirándote y hablando contigo, me cuentas algo que mi mente y mi corazón no son capaces de entender sin sentir un profundo dolor, escucho tus palabras dichas con suavidad, se que no las dijiste para causar tristeza, pero es inevitable. Y al secarme las lágrimas y tomar un segundo vaso de agua, logro volver a pensar y coordinar de nuevo las palabras….¿es cierto lo que acabas de decir?.....duele, duele mucho ¿porque nunca nadie me lo dijo antes?.....porque mi madre no pudo decírmelo? ¿Por qué? Demasiadas preguntas que no hago, porque no te corresponde a ti responder y duele la mentira, duele la falta de confianza, arden las heridas de niñez, cuando trataba de encontrar el motivo para la falta de cariño de tu familia, papá. Ahora es tan claro, por eso jamás pudieron quererme, por eso el tiempo que viví contigo y tus hermanas fue tan duro, tan falto de cariño.

Es extraño, todo tan gris y difuso, ahora que he “recuperado a mi padre”, resulta que en esencia….no lo eres. Dices que yo ya existía cuando conociste a mi madre, dices que solo te bastó verme para enamorarte de mi y amarme con locura, dices que accediste a darme tu apellido por amor, por un enorme amor, porque te conquisté al instante, porque me quisiste de inmediato…….y yo, papi, agradezco tanto que lo describas así, valoro tanto que insistas con tu amor, porque dicho de esa forma, me siento algo menos engañada, algo menos vulnerada, un poco más agradecida de la vida, pero a la vez surge como un grito estridente, dentro de mí la necesidad de saber, si! ¿Quiero saber quien fue o es mi papá?.......desde niña todos siempre me decían que yo era idéntica a mi mamá, pero ahora quiero y necesito saber ¿quien era el?, hay rasgos suyos en mi?.....mi personalidad se le parece?, te quiso mi verdadero padre, mamá?, se amaron o solo fui un accidente? Hasta ahora solo se, que si, se amaron mucho, que el estuvo presente los primeros meses de embarazo, que quizás alcanzó a acariciar tu barriga, mientras yo crecía dentro. Se tan poco y necesito tanto conocer más.

Y mientras todas estas preguntas, se mezclan con las respuestas imprecisas y vagas de ese hombre que está sentado frente a mi, a quien toda mi vida creí mi papá (aunque así fue, bueno o malo, el fue mi papá) mientras mi cabeza se llena de dudas y mi alma se nubla y entristece por la decepción que siento al comprobar que las mujeres que me forjaron como ser humano, a las que les debo en gran medida mi manera de ser y pensar, ellas mis viejitas amadas y mi tía, no pudieron contra la voluntad de mi mamá, para ocultar una verdad que yo tenía todo el derecho a saber, me ahogo en lágrimas, que seco rápidamente cuando mi hija entra en la casa y me pregunta algo o me pide agua. Ella juega feliz con su primo, ella todo pureza, una niña bella y dulce que aún no sabe que hasta los padres a veces podemos llegar a mentir y callar verdades, mi niña alegre y juguetona…y yo la miro y me prometo en silencio que jamás le mentiré, que no tendré secretos que puedan afectar su vida, que como hasta hoy hago, seré consecuente, seré sincera, cumpliré mis promesas, te amaré incondicionalmente hija mía y espero desde mi alma, jamás causarte la pena y el dolor que mi mamá me está haciendo sentir hoy.

Esto lo viví hace pocos días, siempre supe que tenía que escribirlo, porque sería la mejor forma de asumirlo, enfrentarlo y sobre todo de calmar un poco la pena y el dolor que han invadido mi corazón, me he llenado de dudas, de incertidumbres, de inquietud, de ansias de saber más, de miedo porque quizás ya sea tarde para “saber”, pero no descansaré en mi intento. Demoré unos días en decidirme a llevar mi experiencia y mi sentir al “papel virtual”, pero ahora se que debo hacerlo, me siento un poco mejor, estoy en un difícil proceso de asumir esto, de conversar con mi tía, quien me ha contado todo lo que sabe y recuerda (que no es mucho) y ahora debo enfrentar lo que me resulta mas difícil, la conversación con mi mamá, que se hace mucho mas fría porque deberá ser por teléfono, ya que nos separan 1.800 kilómetros de distancia.

Por ahora, solo tengo un nombre y una ciudad…..Jorge Rosales, Temuco. Si existes, te busco y buscaré, tal vez solo para ver tu rostro. Si es cierto lo que me han dicho, lo que me hace doler el alma, si es verdad que fuiste asesinado los meses siguientes al golpe militar, mientras yo nacía….de todas formas te buscaré, mi corazón morirá un poco de pena y se me apretará el pecho mas de lo que hoy está, pero necesito saber que pasó contigo.

9 piensan así...:

Muxica dijo...

Hoy me duele el alma

con ese dolor que te traspasa

que te traspasa hasta el infinito

a ese infinito al que nadie llega ni consuela

Hoy me duele el alma

con ese dolor que nos deja la ausencia

esa ausencia del que ya no volverá

Hoy me duele el alma

porque formas parte de una cifra

Atenea)
"si lloras las lágrimas te impediran ver la estrellas"
Por lo que te leo, sé que tu eres fuerte...Sigue adelante, encontraras las respuestas
Un saludo

Elena dijo...

Cómo decirte algo que estimes 'valga la pena'...

E:
Primero que nada te pido disculpas por este ensarte de palabras esta ensalada sin aliños, sin presentación decente, es que se me agolpan tantas ideas tantos 'pienso', tantos imagino...
Cero redacción, pero cómo si esta, tu experiencia, no es tema facil, no va conmigo un título, una sola idea, es mi piel la que aquí te cuenta...
Un beso con Cariño.

En cierta forma encuentro que tu padre, fue noble también, y es bien sabido que nadie nos enseña a ser padres, y que él 'es aún en tu vida'. Que el silencio de estos años, lo distante que pareció, fue una forma de permanecer cerca, presente,pues dices pasaste por una inmadurez natural, y es más imagino cierta reveldía dentro de tí por esto que sentías sin poder definir.
Si me permites, encuentro extraño por parte de tu madre a estas alturas de la vida no decirte lo que sin duda concierne (o uno espera) va de la mano de su rol en esta vida, en nuestras vidas.

En fin... este señor ' tu padre' a su modo, no te contó todo esto cuando eras pequeña, pues ha de haber pensado que justo ahora era el tiempo, el mismo que tú mencionas con vida a cuestas, con experiencias, que te permiten afrontar estas tremendas confesiones que nos abren y nos aprietan el corazón un poco más, nos marcan sin duda, pero también nos hacen comprender lo que antes con dudas o a medias.

Te dejo un beso enorme, y de verdad me impresiona el que desnudes esta emoción así abiertamente, eres demasiado valiente, es como nombrar fantasmas, nombrar los temores y las carencias con toda la voz que no sabías cabían en tu garganta, en tu boca en tu rostro en tus bellos ojos, en tu cuerpo estremecido, en este anhelo de conocer tu origen.
Suerte en esta nueva búsqueda...

El tiempo nos pinta en los caminos... nos cruza en las horas...
y ahí estamos chiquitos, para hacernos un poco más grandes...

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Uf! Tremendamente fuerte... paso! prefiero no comentar este tipo de temáticas....


Un abrazo

Diana dijo...

Amiga... Aún tengo ese gustito amargo de cuando me contaste... se me hace muy dificil comentar algo. (al igual que cuando hablamos por teléfono)... me cuesta un poco ponerme en tu lugar, pero no puedo más que admirar tu valentía, tu resistencia ... tu ser mujer hasta en estos momentos, en que debes enfrentar esta tarea tan dificil... la de los sentimientos. Mmm... Ay! que complicada situación ... Quisiera de alguna manera pedirte disculpas por la reacción .. quizás no adecuada ante esta situación ... la verdad no sabía como reaccionar ...pero Me tienes aquí, cuando me necesites, mi teléfono es el mismo... y te sigo queriendo mucho...

Joy dijo...

uy!, es primera vez que te visito, aunque tu ya me has visitado antes, y me encuentro con una mujer desnudando su alma y su corazon, que admirable y lleno de fuerza tiene tu relato. Te animo a llenarte de amor para vivir todo lo que venga, en muchas cosas comprendi muy de cerca tu historia y en otras no sabria como reaccionar. Solo vuelca esta enseñanza en ser mejor pero no en juzgar a tu madre, nunca sabemos como fueron las historias de los nuestros.
Pasaba para agradecer tus palabras en momentos dificiles que tuve y tengo, por tu visita a mi casa virtual y aprovecho para desarte un feliz y exitoso 2007, que todo venga bueno en las cosas que para ti son importantes.

Un abrazo suave pero intenso.

Rafa dijo...

¡¡Adelante!!
¡¡Busca tu verdad!!
Un abrazo, amiga.

Principesa dijo...

Uf, fuerte!
Es bueno buscar nuestras verdades, nuestras raices...sin juzgar, sin olvidar la esencia de lo que somos...
Un gran abrazo y fuerza.
Cariños

Evora dijo...

Gracias a todos, por los minutos que se han tomado para escribir, por los buenos deseos y por opinar con objetividad y tino.

A mi Diana querida....todo bien amiga, te quiero mucho.

Estoy bien, mucho mejor, los días pasan y el dolor se va.

Besos para todos!

Anónimo dijo...

no se juzgar!!! Cada ser tiene su peso en las actuaciones de la vida. Aveces por querer evitar dolores, logramos hacer coranas de espinas. Mujer que me lees, si alguna vez me lees, recibe el amor que te entrega la vida, sangre no es la que da la vida, si no la que se entrega. Ese buen hombre te dio mucho de vida, fuiste afortunada. Un beso grande y gitano. Alas de Gitana.